PMP/CAPM, Project Management

¿Aptitud o Actitud? ¿Cuál de las dos es más importante?

En el artículo de hoy me gustaría ahondar en los conceptos de actitud y aptitud, que por desgracia en muchas empresas confunden.

No hace mucho releía uno de los artículos clásicos del crack de la comunicación Victor Küppers: 7 Diferencias entre un líder y un champiñón que os recomiendo leer, ya que además de divertido es muy ilustrativo.

En este artículo, Küppers hace énfasis en la actitud, la forma de actuar y de impactar a otros y la energía positiva que un buen líder debe reflejar. Muchas de las cosas comentadas en el artículo parecen obvias, pero no por ellos dejan de ser muy importantes.

Muchas empresas dedican tiempo y esfuerzo en mejorar las aptitudes de los profesionales que las componen y se olvidan de algo igual o quizás más importante, las actitudes.

Antes de nada para los neófitos en el tema, diferenciaremos los 2 vocablos:

  1. Aptitud: Hace referencia a los «hard skills», a las habilidades técnicas o conocimientos. El talento, habilidad o destreza que tenemos para llevar a cabo nuestras tareas.
  2. Actitud: Hace referencia a como nos comportamos, como afrontamos las diferentes situaciones (de forma positiva, negativa, etc) y está más relacionadas con los «soft skills» y la inteligencia emocional.

Tanto la actitud como la aptitud, pueden ser innatas a la persona o adquiridas a lo largo del tiempo, ya sea vía experiencias personales o formaciones concretas enfocadas en mejorarlas.

En la mayoría de procesos de selección cuando vas a una entrevista de trabajo, se suelen centrar más en las aptitudes, dejando por lo general un poco de lado la actitud.. ERROR

Personalmente considero que la actitud es tan o más importante que la aptitud y se debería valorar y desarrollar como una capacidad más.

Especialmente para un perfil de director de equipo o gestor de proyecto, es de vital importancia la actitud, ya que estaremos lidiando con problemas, situaciones complejas y en la mayoría de casos intervendrán personas, y ya sabemos que pocas cosas más complejas hay que las relaciones humanas.

Se nos dice en el PMBOK Sexta Edición que el Gestor de Proyectos debe invertir hasta el 90% de su tiempo en la comunicación (haciendo referencia a la gestión de la información, tanto oral como escrita que se de en el proyecto). Esto implica recopilar información, analizarla, comunicarla, hacerla llegar a los diferentes interesados, llevar a cabo reuniones, resolver conflictos, gestionar al equipo, etc

Para ser un gestor de proyectos eficiente es necesario contar con una actitud positiva, optimista y afrontar los problemas de manera directa y con afán de buscar una solución colaborando con los afectados.

Yo he vivido situaciones «complicadas» a lo largo de mi vida profesional, donde he observado comportamientos totalmente erróneos, líderes amargados, con el látigo en la mano y buscando «apretar al equipo» para que cumplan los objetivos marcados (muchas veces objetivos marcados de manera unilateral por el mismo, sin tener en cuenta al equipo).

Muchas empresas que dan más importancia al «presentismo», esto es que todo el personal esté «calentando el asiento» en la oficina hasta la hora de salida, independientemente de la carga de trabajo o de la prioridad del trabajo a realizar.

Los nuevos modelos de gestión Agile, justamente lo que buscan es potenciar la actitud positiva en todo el equipo para así obtener el máximo rendimiento con el mínimo desgaste.

Se empodera a las personas, se les da poder para tomar decisiones, resolver problemas y priorizar el trabajo, es decir, conseguir equipos autogestionables.

Aquí el Gestor de Proyectos pasa a un plano de coach, facilitador del proceso y acompañante, sirviendo en todo momento como un elemento clave para la comunicación entre el equipo y capas gerenciales.

Como bien apunta Küppers en su artículo: «Cuando uno se centra en ayudar y servir a los demás para que crezcan y se desarrollen como personas, entonces es un trabajo brutal y muy gratificante, porque logra sacar lo mejor de cada persona para que además de “saber” hacer las cosas, “quieran” hacerlas poniendo sus mejores esfuerzos en ello»

Por supuesto que las aptitudes de un profesional son importantes y básicas también, pero desde mi punto de vista personal, considero que es más fácil aprender «aptitudes» que no cambiar ciertas «actitudes»

Si que es cierto que el día a día muchas veces nos supera, la carga de trabajo, fechas límites de entrega, presiones de los patrocinadores y cliente, etc pero debemos ser capaz de parar, y «escuchar» nuestras emociones y «modularlas» para que sean las correctas.

La capacidad que tengamos para entendernos a nosotros mismos y a nuestro estado emocional será en muchos casos la clave para acabar siendo un gestor de proyectos exitoso, y que los demás nos vean como un líder y no como un champiñón 🙂

¿Y tú que opinas? ¿Es más importante la actitud o la aptitud? Espero tus comentarios en la sección que encontrarás abajo.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

12 thoughts on “¿Aptitud o Actitud? ¿Cuál de las dos es más importante?

  1. Luis Armando

    Hola Alejandro, es muy interesante el articulo, y de verda me ayudó a evaluarme para poder potenciar mas mis actitudes.
    Segun mi apreciación, para determinar si la actitud o apttud es lo mas importante debe tomarse en cuenta el puesto de trabajo al que se postula. Por ejemplo, si es para realizar actividades operativas lo ideal es tener buenas aptitudes, pero si es ejercer cargos de mandos medios o gerenciales, claramente lo mas importante es tener excelentes actitudes.
    Saludos.

  2. Leoncio Rodriguez

    Buen día Alejandro, tiene contenido muy interesante el articulo, y certifico que es importante la actitud. La persona se va formando con su aptitud hacia los conocimientos, pero si su actitud no es compatible con sus compañeros, prevalece el estado emocional por encima de la aplicación profesional. Ello genera emociones de rechazo y desmotiva a personas o equipos que tienen compromisos de alcanzar logros. Por ello, la actitud de acompañar al grupo y saber impulsar la motivación para trabajar con agrado y valorar los resultados en colectivo por el bien de la empresa, es lo que fundamente un sostenido éxito. todo exiguimos calidad de trato con la actiutud junto con la aptitud
    Saludos

  3. José Luis Pérez

    En mi opinión, no hay color. Voto fervientemente por la actitud.
    Los conocimientos, la aptitud, los skills como ahora parece que hay que llamarlos ahora, se adquieren y, más aún, si existe actitud positiva al respecto.
    Sin embargo, la actitud no se aprende, esa, en mi opinión, viene de fábrica.
    Un saludo.

  4. Byron Ramirez

    Excelente el articulo, comparto que la actitud esta relacionada con la inteligencia emocional, al mismo tiempo que va a depender del puesto, obligaciones y responsabilidades que se le asignen a las personas, por lo que es mas importante la actitud que permita tener buenas y positivas aptitudes, que si no se tienen se tiene la actitud de aprenderlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *