Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Es posible motivar a un equipo?

Mucho se ha escrito sobre el comportamiento de las personas y la motivación de los equipos, ¿pero es esto realmente posible? ¿se puede motivar a todos los integrantes de un equipo?

Hay multitud de teorías sobre estilo de liderazgo y motivación, desde las clásicas, como la pirámide de Maslow o la teoría de los factores higiénicos de Herzberg, ambas aparecen mencionadas en el capítulo dedicado a la gestión de los recursos humanos en el PMBOK Quinta Edición, base de estudio para el examen de Certificación PMP.

motivacion_mini

¿Pero es realmente posible motivar a las personas? ¿Podemos influenciar en sus decisiones o en su comportamiento?

Tal y como mencionaba en mi anterior artículo sobre la muerte del management, existen dos tipos de entornos, los entornos complicados y los entornos complejos.

La diferencia entre un entorno complicado (como el sistema de un mecanismo de un reloj) y uno complejo, es que el primero se puede controlar, aplicando normativas y herramientas de gestión clásicas, en cambio un entorno complejo (como por ejemplo un equipo de personas) no puede ser manipulado, es decir, no tiene sentido intentar aplicar los mismos mecanismos y herramientas que aplicaríamos a los entornos complicados.

Como Project Managers, podemos persuadir a los miembros del equipo para que realicen las tareas necesarias con la calidad esperada, incluso podemos hacer uso de nuestro poder de premiar o castigar dependiendo del resultado obtenido, ¿pero esto realmente se puede definir como motivación? Difícilmente.

motivacion2_mini

La motivación es algo personal, lo que motiva a ciertas personas no motiva a otras, por lo tanto intentar aplicar acciones motivacionales a nivel de equipo o de empresa no suele dar muy buenos resultados.

Sería necesario analizar detalladamente las expectativas y necesidades de cada miembro del equipo en particular para poder enfocar mejor el trabajo a realizar y como evaluarlo y recompensarlo.

Todo y lo anterior, la motivación, no deja de ser «auto-motivación», el que decide estar o no motivado es un mismo.

Nosotros como project managers podemos intentar influenciar en ese proceso, diseñando una estrategia de motivación para el equipo y analizar sus necesidades y expectativas y persuadirles con nuestro razonamiento y lógica para que se motiven, pero al fin y al cabo esta motivación personal será el resultado de su proceso de análisis de lo que queremos de ellos y si finalmente sus objetivos y expectativas se ven alineadas con las que hemos definidido para el proyecto.

Lo que está claro, es que herramientas de «motivación» tales como los bonus, filosofias «up or out» y demás estrategias están más que pasadas de moda y son de muy dudosa efectividad.

Resumiendo, deberíamos pasar menos tiempo intentando motivar a nuestro equipo y más ayudándolo a que tomen sus propias decisiones en favor de la consecución de los objetivos definidos para el proyecto.

Alejandro Pérez, PMP

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *