Project Management

Pensamiento Lateral o Divergente

En el artículo de hoy os hablaré del pensamiento lateral o divergente. Según los últimos estudios en psicología, nuestro cerebro está formado por dos hemisferios, el hemisferio izquierdo es el responsable de nuestro pensamiento racional y lógico, el denominado pensamiento vertical o convergente. Suele ser la forma de pensar predominante en la sociedad actual, mientras que nuestro hemisferio derecho trabaja más la imaginación, es el responsable de nuestra creatividad, denominado pensamiento lateral o divergente

El pensamiento lateral (del inglés lateral thinking) es un método de pensamiento que puede ser empleado como una técnica para la resolución de problemas de manera imaginativa. El término fue acuñado por Edward de Bono, en su libro New Think: The Use of Lateral Thinking y publicado en 1967, que se refiere a la técnica que permite la resolución de problemas de una manera indirecta y con un enfoque creativo. El pensamiento lateral es una forma específica de organizar los procesos de pensamiento, que busca una solución mediante estrategias o algoritmos no ortodoxos, que normalmente serían ignorados por el pensamiento lógico.

EL PENSAMIENTO LATERAL

Según esta teoría, la aplicación del pensamiento lateral a la vida cotidiana, así como la técnica de alumbrar los problemas desde distintos puntos de vista, permitiría encontrar diferentes, nuevas e ingeniosas respuestas para problemas ya conocidos.

En gestión de proyectos es muy útil dominar la técnica de pensamiento lateral de cara a buscar alternativas que no son obvias inicialmente, por ejemplo en la definición del alcance de un proyecto o en la gestión de calidad para buscar las posibles causas de un problema. Un ejemplo de pensamiento divergente aplicado a la gestión de proyectos son los diagramas de Ishikawa que se emplean en la gestión de la calidad de los proyectos para encontrar la causa raíz de un problema:

ishikawa

Hay muchas maneras de entrenar el pensamiento lateral, como por ejemplo practicar con problemas situacionales que nos hagan pensar de manera diferente, a continuación os dejo algunos clásicos:

Situación 1:

Un hombre vive en el décimo piso de un edificio. Cada día toma el ascensor hasta la planta baja para dirigirse al trabajo o ir de compras. Cuando regresa, si llueve sube directamente al décimo piso en ascensor, si no llueve sube en el ascensor hasta el séptimo piso y luego por la escalera los restantes tres pisos hasta su apartamento en el décimo. ¿Por qué lo hace?

Respuesta: El hombre sufre de enanismo por lo tanto no alcanza a pulsar el botón del décimo piso, solo alcanza a pulsar el botón del séptimo piso y por ello sube los 3 restantes pisos andando por las escaleras, en cambio los días de lluvia se ayuda del paraguas para poder pulsar el botón del décimo piso.

Situación 2:

Un hombre yace muerto en un prado. Cerca de él hay un paquete cerrado. No hay ninguna otra criatura en el prado  ¿Cómo murió, si el hombre gozaba de una excelente salud y no se trata de un suicidio?

Respuesta: El hombre saltó en paracaídas desde un avión, el paquete cerrado que está cerca de él es el paracaídas que no se abrió.

Espero que os haya gustado el artículo y que os animéis a practicar con más frecuencia el pensamiento lateral en vuestro día a día y ejercitéis la capacidad innata que todos tenemos de pensar de manera diferente.

Alejandro Pérez

5 thoughts on “Pensamiento Lateral o Divergente

  1. Graciela

    Me ha resultado muy, muy interesante tu artículo. Te agradeceria q me explicaras un poquito la aplicación del p.d. en las dos situaciones q planteaste ya q no consigo ver la relación. Disculpa mi torpeza y muchísimas gracias.

    • ceolevel

      Hola Graciela,

      Agradezco tu amable comentario, me alegra saber que te ha gustado el artículo. Los ejemplos que indico, son tan solo situaciones donde el «Pensar diferente o pensar divergente» te pueden ayudar a resolver un enigma o una situación a priori inexplicable. Es lo que muchas empresas llaman el «think out of the box» 🙂

  2. Dora Ramos

    el el primer caso del ascensor. digo que el hombre los días que no llueve, le parece agradable subir por la escalera, ya que le gusta conversar con gente de los otro pisos y va relajado. En cambio los días que llueve se ha mojado y va con frió y sube rápido a buscar calentar sus pies mojados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *