PMP/CAPM, Project Management

3 Errores comunes a evitar en la Gestión de Riesgos del Proyecto

La gestión de los riesgos en un proyecto es posiblemente uno de los puntos más críticos y relevantes.

Aún siendo un punto crítico, que puede suponer el correcto avance o la cancelación de un proyecto, no se le suele dedicar el tiempo necesario.

Si sigues mi blog desde hace algún tiempo, sabrás que ya he escrito algún que otro artículo sobre la gestión de riesgos:

El artículo de hoy lo quiero dedicar a comentar los 3 errores más comunes en el proceso de la gestión de riesgos, que te detallo a continuación:

Dedicar poco tiempo a la identificación de los riesgos

Este es un error muy común y puede deberse a varios escenarios, como por ejemplo, disponer de poco tiempo en la fase de planificación o no dar suficiente importancia al proceso de gestión de riesgos

Una deficiente o no muy detallada identificación de riesgos, provocará que nos encontremos con «sorpresas» a medida que avance el trabajo en el proyecto, con el consecuente impacto en la triple restricción (alcance-tiempo-coste).

No comunicar los riesgos adecuadamente a los interesados

Este suele ser otro punto habitual de conflicto y puede venir dado por varios factores:

  • Información de riesgos poco detallada y superficial
  • No tener en cuenta el nivel de tolerancia a los riesgos de los diferentes interesados y de la propia organización
  • No hay cultura de riesgos en la organización o los interesados no han sido «educados» en la misma

Por lo tanto, si los puntos de arriba nos están afectando, es posible que los interesados no den la importancia suficiente al proceso, y no se impliquen en el mismo.

La falta de implicación y dedicación de los interesados en el proceso de gestión de riesgos puede ser un grave problema y da por seguro que afectará al proyecto.

No revisar los riesgos y actualizaros regularmente

Este es quizás el error más común (y no por ello menos grave) que vengo observando en muchas organizaciones.

Se suele dedicar más o menos tiempo a la identificación y presentación inicial de los riesgos, pero una vez hecha «la foto» no se vuelve a pensar en ellos a no ser que nos exploten en la cara 🙂

Para evitar esto, una buena práctica, sería incluir la revisión de riesgos como un punto a analizar en todas las reuniones de seguimiento del proyecto.

De esta manera, podemos revisar la matriz de riesgos, mantenerla actualizada con la realidad del momento y comunicar el resultado a los interesados afectados.

Ya para concluir el artículo de hoy, recordar que los riesgos son «entes vivos» y pueden desaparecer, aparecer otros nuevos, mutar, cambiar de criticidad, etc

Por lo que aplicar las buenas prácticas en gestión de riesgos, nos ayudará a mantener la salud del proyecto y evitar afectaciones al mismo.

¿Añadirías más errores comunes a la lista? ¿Con qué problemas te sueles encontrar en tus proyectos a la hora de gestionar los riesgos?

Cómo siempre tus comentarios y aportaciones son bienvenidos 🙂

No olvides inscribirte a nuestro blog, dejando abajo tu mail y así recibir puntualmente nuevo contenido y material gratuito.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP, PM²

Por favor, ayuda a difundir estos contenidos:
💬 Comparte tu opinión y deja tu comentario
👌 Pulsa «Like / Recomendar»
⏭️ Difunde y comparte entre tus contactos

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.