Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

AGILE: Lo que nadie te ha querido contar o no has querido escuchar

En el artículo de hoy y en línea con otros artículos que ido publicando a lo largo de este año sobre Agile, me gustaría revelarte algunos “secretos” sobre las prácticas ágiles que posiblemente nadie te haya contado.

En los últimos años, la presencia de la agilidad en las empresas ha aumentado de manera exponencial.

Actualmente hay pocas empresas y aún menos profesionales que no hayan escuchado hablar de las virtudes de las prácticas ágiles y sus diferentes frameworks de trabajo (Scrum, Kanban, XP, etc)

Nadie lo puede negar: La “Agilidad” está de moda, y esto positivo y a la vez es negativo.

Me explico, es positivo, dado que la filosofía de trabajo subyacente en la agilidad puede ayudar a muchas organizaciones y a profesionales de diferentes sectores a ser más eficientes en su trabajo.

Pero como ya comenté en mi artículo: “Scrum está de moda, pero cuidado, no lo cura todo” hay también mucho “humo” detrás de todo este movimiento.

agile

¿Que significa ser Agile?

Los frameworks de trabajo agile surgen del desarrollo de software como respuesta a entornos cambiantes, competitivos y con un grado importante de incerteza.

Los denominados contextos VUCA (Volatile, Uncertain, Complex, Ambiguous).

La gestión agile permite que las organizaciones y sus equipos se adapten, consiguiendo la flexibilidad necesaria para conseguir la satisfacción de los clientes en estos ambientes cambiantes.

Podríamos definir el ser ágil como la capacidad de adaptación al cambio con la menor fricción posible.

El manifesto Agile (firmado en el 2001 y donde se recogen los valores los principios y valores ágiles) está centrado sobre todo en las personas, los individuos que componen los equipos de trabajo, y que ahora tienen más libertad y poder de decisión.

Hablamos de equipos auto-organizados con capacidad para impactar directamente en la experiencia de los clientes, entregando valor de manera continua y adaptándose al cambio de manera constante y efectiva.

¿Entonces cuál es el problema?

Como con cualquier otra práctica que se pone de moda (ya pasó hace unos años con el “coaching”), surgen muchos autodenominados “expertos” que venden sus conocimientos y experiencia, con el único objetivo de aprovechar el tirón del momento.

Con esto no quiero decir, que no haya excelentes profesionales consolidados en el sector, pero si que es cierto que cada mes aparecen de 2 a 3 nuevos “gurus” de la agilidad.

El intrusismo unido a la “perversión” del propio concepto, está provocando que en muchas empresas, los resultados no están siendo los esperados.

Como ya comenté en su momento, para que una organización pase de un modelo de gestión más tradicional a uno Agile, se requiere de una importante gestión del cambio a nivel de empresa, equipos, personas.

No es algo que vamos a conseguir de una semana para otra.

En una organización con un modelo de gestión tradicional, jerárquico y de control, no vamos a conseguir nada positivo en certificar a algunos empleado como “Scrum Masters” o “Product Owners” sin antes hacer una inversión importante en gestionar el cambio a nivel interno.

Si no están alineadas todas las capas organizativas (Gerencia, Mandos Intermedios, Equipos Técnicos,etc) no vamos a llegar a buen puerto.

Pues bien el recientemente etiquetado como “postureo agile” ha logrado que muchas empresas y sus equipos se autodenominen ágiles, sin muchas veces entender que significa el propio concepto.

Lo que está de moda se vende bien, pues todo proyecto o empresa innovadora ha de llevar el sello “Agile” en algún lugar, y si puede ser que se vea bien.

Luego nos encontramos con los técnicos, que de un día para otro pasan a ser “Scrum Masters” sin tener las aptitudes ideales para ello (eso sí, tienen un papel impreso que dicen que saben de eso) y cantidad de “Agile Coachs” en LinkedIn que se autodenominan expertos cuando hace unos meses no sabían ni lo que significaba la expresión, pero que tras hacer un curso de 1 semana, son los mejores coachs del sector.

La gestión de proyectos, sea con métodos más tradicionales o ágiles es un camino de aprendizaje continuo, y que abarca un abanico completo de áreas de conocimiento (gestión de alcance, riesgos, calidad, costes, cronogramas de tiempo, equipo, etc).

Conocimientos que lógicamente no vamos a conseguir únicamente con unos días de formación.

Con esto no quiero decir que no sea útil la formación, todo lo contrario es fundamental y es parte de la solución al problema, pero no va a funcionar si nos quedamos únicamente en este punto.

¿Cuál es la solución al problema?

La solución pasa por informarse bien antes de iniciar ningún procedimiento de cambio a nivel de organización y entender que el cambio se ha de dar a nivel en todos los niveles y no únicamente a nivel del equipo técnico.

Se ha de comunicar adecuadamente, se ha de formar al personal y se ha de “acompañar el cambio”.

Aquí hay dos elementos importantes: formación y acompañamiento (coaching).

Por un lado hay que buscar cuál es la formación más adecuada, buscar acompañamiento externo (consultoría/coaching) de profesionales (de verdad, no de los de “tengo un papel que lo dice”) que faciliten el cambio, al menos en sus fases iniciales, para luego ya seguir el proceso con personal interno bien formado y cualificado.

Finalmente recordemos también que no en todos los proyectos aplica usar prácticas ágiles, nada es negro o blanco, será pues el gestor de proyectos quien deba decidir dependiendo del contexto y su propia experiencia, que herramientas, prácticas o frameworks aplicar en cada escenario.

¿Qué opinas sobre lo expuesto? ¿Has tenido alguna experiencia positiva o negativa en relación a implementar Agile en tu organización o equipo?

Como siempre, espero vuestros comentarios, ideas y sugerencias en la sección de comentarios.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

3 Certificaciones Agile con alta demanda en el mercado laboral

En el artículo de hoy, me gustaría hablarte sobre 3 certificaciones Agile con alta demanda en el mercado.

Como ya sabrás las prácticas ágiles están en auge, cada vez son más las empresas que adoptan esta filosofía de trabajo y los diferentes frameworks asociados a la misma, tales como Scrum, Kanban, etc

Por ello, reforzar tus conocimientos en este área, potenciando de esta manera tu CV es una muy buena idea.

A continuación te explico todo lo que tienes que saber sobre las 3 Certificaciones Agile más solicitadas actualmente:

PMI ACP – Agile Certified Practitioner

Esta es desde mi punto de vista la certificación Agile más completa actualmente en el mercado por varias razones:

  • Se exige experiencia habiendo participado en entornos donde se hayan aplicado prácticas Agile
  • Es una certificación muy completa, donde se trabajan los conceptos subyacentes de la agilidad, y los diferentes frameworks de trabajo: Scrum, Kanban, XP, DSDM, etc
  • Es una certificación del PMI, con el prestigio que esto conlleva (requiere un examen presencial, en un entorno controlado, etc)

En EEUU es ya la certificación del PMI con más rápido crecimiento, y en España se solicita cada vez más a nivel de empresa.

Professional Scrum Master (Scrum.org)

Esta certificación es quizás la más conocida, y está enfocada sobretodo en el framework de trabajo Scrum.

Ideal para aquellos que trabajáis actualmente o aspiráis a ser Scrum Masters, Product Owners o directamente trabajar en un equipo donde se aplique Scrum.

Esta certificación tiene la siguientes ventajas:

  • Está acreditada por Scrum.org (fundada por Ken Schwaber  uno de los creadores de Scrum)
  • Es ampliamente reconocida y muy demandada a nivel de mercado laboral
  • Tiene la facilidad de poder realizarse cómodamente desde tu casa y un coste de 150$, sin necesidad de acreditar experiencia o formaciones oficiales previas al examen.

CSM – Certified Scrum Master (Scrum Alliance)

Esta certificación también está ampliamente reconocida al igual que la anterior, siendo creada por uno de los creadores de Scrum.

Esta certificación requiere realizar una formación previa de 16h con un instructor oficial certificado (Certified Scrum Trainer), por lo tanto tiene un coste sensiblemente superior a la anterior.

Mi recomendación:

Yo suelo aconsejar a mis alumnos obtener al menos 2 certificaciones ágiles, para tener más posibilidades en los filtros y procesos de selección laboral.

Dado que la certificación PMI ACP es muy completa y parte de la misma (casi un 40%) trata sobre temas de Scrum, tiene todo el sentido intentar optar a la vez a una certificación de Scrum oficial.

Con este objetivo en mente he diseñado un Curso Online, que te permitirá superar en tan solo 4 semanas con 1h de dedicación diaria tanto el PMI ACP como el Professional Scrum Master I.

Este curso incluye todo lo necesario para poder preparar eficazmente ambas certificaciones (incluidos simuladores de exámenes), además de ofrecer 21 PDUs para aquellos que estéis certificados como PMPs y necesitéis mantener la certificación.

Podéis ver información más detallada del curso, requisitos, costes aquí:

Curso Online Agile PMI ACP + ScrumMaster

 

PMP/CAPM, Project Management

¿Cónoces la Teoría de las Restricciones o TOC?

En las últimas semanas me han hablado de la teoría de las restricciones en varias ocasiones, por lo que he considerado oportuno tratar el tema en este artículo de mi blog para dar a conocer la teoría a todos aquellos que aún no la conozcan.

Las siglas TOC (Theory of Constraints) fueron definidas por Eliyahu M. Goldratt, un doctor en Física Israelí.

Inició su investigación y el desarrollo de su teoría en forma de una novela, su best-seller “La meta”.

En este libro, Eliyahu Goldratt desarrolla su teoría de manera lúdica, en el entorno de una empresa manufacturera sentenciada a la liquidación; su gerente, Alex Rogo, tiene tres meses para recuperar la rentabilidad de la empresa y la estabilidad en su familia.

La teoría se basa en que un sistema (una planta de producción, una empresa, etc) está formado por elementos interdependientes y que, al igual que en una cadena, el sistema sólo puede ser tan fuerte como su eslabón más débil, es decir, la restricción/limitación o cuello de botella.

En este caso el concepto de restricción/limitación es todo aquello que nos limita a conseguir nuestro objetivo.

Existen tres tipos de limitaciones:

1. Limitaciones físicas: son equipos, instalaciones o recursos humanos, entre otros, que evitan que el sistema cumpla con su meta.

2. Limitaciones de políticas: son todas las reglas que evitan que la empresa alcance su meta (por ejemplo: no hacer horas extras, trabajar en otros turnos, no vender a plazos, etc).

3. Limitaciones de mercado: Cuando el impedimento está impuesto por la demanda de sus productos o servicios.

La teoría de las restricciones se basa en cinco puntos correlativos de aplicación:

TOC

Gran cantidad de organizaciones utilizan actualmente como sistema de gestión la teoría de las limitaciones, para identificar los cuellos de botella y buscar soluciones ágiles a los problemas.

Muchos conceptos de mejora continua, Lean Kanban, están intimamente relacionados con la teoría de las limitaciones y la obra del físico israelí.

Si te interesa la teoría de las restricciones y quieres saber más puedes adquirir el libro en Amazon: La Meta de Eliyahu M. Goldratt

Para finalizar os dejo un interesante vídeo que ilustra el contenido teórico del libro:

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

5 Aplicaciones (Gratuitas) para mejorar tu Productividad

En algunos artículos pasados ya he hablado sobre herramientas de gestión de proyectos y técnicas para ser más eficiente y no procrastinar, en el artículo de hoy me gustaría centrarme en 5 herramientas/aplicaciones que podemos usar para ser más productivos en nuestro día a día.

Estas son las 5 herramientas que personalmente os recomiendo:

  1. Trello
  2. Evernote
  3. IFTTT
  4. Buffer
  5. PomoTime

A continuación os incluyo una breve descripción/resumen de cada una de ellas:

Trello: Esta herramienta es perfecta para gestionar tus propios proyectos del día a día, te permitirá trabajar de manera muy visual, creando entornos de gestión basados en el método Kanban.

Podrás clasificar tus tareas en “to do” “doing” and “done” y la versión gratuita es muy completa y te permite realizar casi todas las gestiones necesarias para mejorar tu productividad.

Evernote: Otra herramiente clásica, también muy funcional en su versión gratuita.

Evernote te servirá para hacer “descansar a tu cerebro”, es decir podrás ir dejando notas de casi todo, almacenando la información que consideres importante para su posterior consulta.

Cuenta con un potente buscador que te permitirá dar con aquel dato que necesitas en el momento preciso.

IFTTT: “If This, Then That” esto es lo que vienen a significar las siglas de esta curiosa y útil aplicación de automatización de tareas y procesos, que nos permitirá olvidarnos de algunas tareas manuales y repetitivas, Ej:

Buffer: Esta herramienta es especialmente útil si invertimos tiempo habitualmente en las redes sociales, nos permitirá automatizar la publicación de los artículos y notícias en facebook, linkedin, twitter, etc

Además nos permite crear un calendario, de manera que podemos dejar indicado en que días y a que horas queremos que se publiquen nuestros contenidos.

PomoTime: Esta aplicación os sonará a aquellos que ya trabajeis con la técnica de productividad “pomodoro”.

La técnica Pomodoro usa un reloj para dividir el tiempo dedicado a un trabajo en intervalos de 25 minutos (llamados ‘pomodoros’ por la forma de tomate del clásico reloj de cocina que usó el creador de la técnica) separados por pausas.

Con PomoTime podrás poner en práctica la técnica pomodoro y comprobar su efectividad.

Espero que estas herramientas os ayuden a mejorar vuestra eficiencia y eficacia en el día a día.

Recuerda compartir el artículo en tus redes para que otros profesionales se puedan beneficiar de estas herramientas y técnicas.

¿Cónoces alguna otra herramienta útil para mejorar la productividad? No dejes de indicarla abajo en la sección de comentarios.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

3 Modelos de Gestión para Proyectos Ágiles

El uso de métodos ágiles como una aproximación a la gestión de proyectos se ha incrementado exponencialmente en los últimos años.

Los estudios del PMI (Project Management Institute) han demostrado que el uso de la agilidad se ha triplicado en los últimos años.

Si bien el uso de metodologías ágiles encaja perfectamente para el desarrollo de software, hoy en día se aplica en muchos otros sectores, siendo la tendencia actual el combinar los métodos de gestión más tradicionales con las nuevas técnicas ágiles.

3modelos_agile

Dicho esto os quiero hablar hoy de los 3 modelos de gestión para proyectos ágiles más usados en la actualidad: Scrum, XP y Kanban

Comencemos con el más conocido y extendido: Scrum

Scrum es un marco de referencia y metodología de gestión de proyectos con un enfoque ágil, especialmente útil en proyectos de desarrollo de software, pero también portable a otro tipo de proyectos y sectores.

Scrum está especialmente indicado para proyectos en entornos complejos, donde se necesita obtener resultados pronto, donde los requisitos no están bien definidios o sujetos a variabilidad y donde la innovación, la competitividad, la flexibilidad y la productividad son fundamentales.

 scrum_agile

Scrum se basa en bloques temporales cortos y fijos (iteraciones), cada iteración debe proporcionar un resultado completo, un incremento del producto final.

Si quieres saber más sobre SCRUM y su funcionamiento, puedes leer este entretenido artículo: Explicando Scrum a mi abuela

Otro método muy utilizado es XP (eXtreme Programming):

La programación extrema se diferencia de las metodologías tradicionales principalmente en que pone más énfasis en la adaptabilidad que en la previsibilidad, algunas características de este método:

  • Desarrollo iterativo e incremental: Llevar a cabo pequeñas mejoras, unas tras otras.
  • Pruebas unitarias continuas: Frecuentemente repetidas y automatizadas
  • Programación en parejas: Se recomienda que las tareas de desarrollo se lleven a cabo por dos personas en un mismo puesto.
  • Frecuente integración del equipo de programación con el cliente o usuario: Se recomienda que un representante del cliente trabaje junto al equipo de desarrollo.
  • Corrección de todos los errores antes de añadir nueva funcionalidad: Hacer entregas frecuentes.
  • Refactorización del código: Reescribir ciertas partes del código para aumentar su legibilidad y mantenibilidad pero sin modificar su comportamiento.

Finalmente otro enfoque para la gestión de proyectos ágiles, es el método Kanban:

El término “kanban” proviene del japonés, donde “Kan” significa visual y “Ban” tarjeta o tablero. El sistema Kanban se deriva de los sistemas de producción “lean” usados en Toyota.

kanban_agile

La metodología de desarrollo Kanban limita en trabajo en progreso (WIP -Work in progress) para ayudar a indentificar incidencias y minimizar al máximo los costes asociados con los cambios durante el desarrollo.

El método Kanban tiene asociadas las siguientes características:

Visualizar:

  • Visualizar el flujo de trabajo y hacerlo visible es la base para comprender cómo avanza el trabajo. Sin comprender el flujo de trabajo, realizar los cambios adecuados es una tarea compleja.

Limitar el trabajo en curso:

  • Como hemos mencionado antes, limitar el WIP (Work in Progress) nos ayuda a identificar problemas y minimizar el impacto económico de posibles cambios durante el desarrollo.

Dirigir y gestionar el flujo:

  • Se debe supervisar, medir y reportar el flujo de trabajo a través de cada estado.

Hacer las Políticas de Proceso Explícitas:

  • Configurar las reglas y directrices del trabajo. Entender las necesidades y asegurarnos de seguir el flujo y las reglas correctamente. Las reglas definirán cuando y por qué una tarjeta debe pasar de una columna a otra.

Utilizar modelos para reconocer oportunidades de mejora:

  • Cuando los equipos tienen un entendimiento común de las teorías sobre el trabajo, el flujo de trabajo, el proceso y el riesgo, es mucho más fácil que pueda proponer oportunidades de mejora.

Estos 3 métodos son los más usados actualmente para gestionar proyectos ágiles, si quieres profundizar en ellos y saber más sobre la filosofía Agile, te recomiendo el Curso Online Agile

Con este curso online aprenderás sobres estos métodos y podrás preparar eficazmente las certificaciones Agile oficiales del PMI (PMI ACP) y Scrum.org (PSM I), adicionalmente si ya eres PMP (Project Management Professional) te otorgará PDUs con las que poder mantener en buen estado tu certificación.

Si tienes cualquier duda o quieres que te amplíe información, no dudes en contactarme.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

PMBOK vs SCRUM: Lucha de Titanes

Detrás de este título tan épico para captar vuestra atención, no hay otro objetivo que el de clarificar que es cada cosa, cuáles son sus pros y sus contras y ver si realmente existe una auténtica rivalidad entre ambos términos o si estos pueden complementarse.

Mucho se ha escrito sobre las ventajas y desventajas de gestionar proyectos en cascada o mediante metodologías ágiles como Scrum, pero ciertamente sigue habiendo mucho desconocimiento sobre el tema.

Día tras día leo y escucho afirmaciones como las siguientes:

  • “El PMBOK es una metodología muy rígida y compleja”
  • “Scrum es muy sencillo de aplicar e implementar en cualquier tipo de proyecto”
  • “Scrum es mucho mejor que el PMBOK para proyectos pequeños”
  • Etc

Antes de entrar en detalle, me gustaría clarificar los términos y sus significados para los que seáis neófitos en el tema:

pmbok_vs_scrum_v1

PMBOK: El PMBOK (Project Management Body of Knowledge) es un estándar de gestión de proyectos (reconocido como Global ANSI Standard), que recoge las mejores prácticas del sector, gestionado y actualizado periódicamente por el PMI (Project Management Institute) y que actualmente se encuentra en su Quinta Edición.

Si quieres saber más sobre el PMBOK puedes bajarte la guía definitiva de gestión de proyectos aquí.

SCRUM: Es un marco de referencia y metodología de gestión de proyectos con un enfoque ágil, especialmente útil en proyectos de desarrollo de software, pero también portable a otro tipo de proyectos y sectores.

Si quieres saber más sobre SCRUM, puedes leer este entretenido artículo: Explicando Scrum a mi abuela

Una vez introducidos los conceptos, me gustaría hacer enfasis en el error más comun: El PMBOK no es una metodología de gestión de proyectos.

No es una metodología, sino un estándar que recoge las mejores prácticas del sector y que por tanto es tarea del Project Manager decidir que procesos aplica, con que nivel de detalle y ver que metodología escoge para la gestión.

SCRUM es también un marco de referencia y posiblemente la metodología para entornos ágiles más usada, pero no la única, existiendo otras muy extendidas también como XP, FDD, Kanban, etc

Dicho esto, queda claro que no son opciones excluyentes, sino todo lo contrario, complementarias.

Puedes perfectamente gestionar un proyecto teniendo en cuenta las “best practices” y el marco conceptual definido en el PMBOK y aplicar prácticas y metodologías ágiles para su desempeño.

Por lo tanto, no es mejor una que la otra, dado que no son ni comparables, ni excluyentes.

Desde un punto de vista de mercado laboral, ambas tiene mucha demanda y tanto la Certificación PMP (basada en el PMBOK) y la certificación PMI ACP y ScrumMaster (basadas en las metodologías ágiles) tienen un importante prestigio y reconocimiento.

Mi recomendación suele ser, obtener en este orden las certificaciones:

  • PMP: Ya que para mi es una muy buena base de conocimiento sobre la cuál luego montar las demás certificaciones.
  • PMI ACP: La certificación con más crecimiento, ya que trata en profundidad la filosofía de trabajo ágil, a la vez que profundiza en las diferentes metodologías ágiles: Scrum, XP, FDD, Kanban.. etc
  • ScrumMaster: Certificación especializada en Scrum y muy útil para quienes vayan a trabajar o estén trabajando en entornos relacionados con esta metodología.

Espero que os haya resultado útil el artículo.

Saludos,

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

El futuro de la gestión de proyectos: Metodologías tradicionales VS Agilidad

Muchos son los que se plantean que es mejor, si seguir con la gestión de proyectos basada en metodologías y estándares tradicionales (como las cubiertas por las certificaciones PMP y Prince2) o migrar hacía la filosofía y conceptos ágiles (como las cubiertas por las certificaciones PMI-ACP y Scrum Master).

scrum

Si queréis saber más sobre el tema y cual es mi opinión personal al respecto, no dejéis de leer el siguiente artículo que he publicado en el Blog del Instituto de Formación Continua de la Universidad de Barcelona (UB): Metodologías tradicionales vs Agilidad

Si tras leerlo estáis interesados en obtener la Certificación PMP o PMI- ACP del Project Management Institute en CEOLEVEL te ofrecemos cursos intensivos de 2 días de duración con los que te garantizamos el aprobado:

Si quieres que te proporcione más información o tienes cualquier duda, puedes contactarme directamente por correo: [email protected] o vía twitter @ceolevel.com

Alejandro Perez, PMP

Project Management

El Poder de lo Visual: Sketchnoting, Kanban, Serious Play

Hoy dedicaré mi artículo para hablaros del poder de lo visual y su aplicación en la gestión de proyectos, con herramientas y técnicas como Sketchnoting, Kanban o Lego Serious Play.

Y es que ya lo dice el refranero popular: “mas vale una imagen que mil palabras”, las personas recibimos hasta un 80% de la información que luego procesamos a través de nuestros ojos. Conociendo el poder de lo visual en nuestro día a día, no tendría sentido no aplicarlo a nuestras tareas de gestión de proyectos.

Los que seáis PMP o estéis en proceso de obtener la Certificación PMP ya os habréis percatado que algunas de las herramientas que aparecen en los procesos de tomas de requisitos hacen uso de lo visual, como por ej los MindMaps. Pero si vamos un poco más lejos descubriremos un sin fin de herramientas y metodologías visuales para gestionar tareas, riesgos, plazos..

sketchnoting

Una de las técnicas que está cogiendo fuerza en la actualidad es el Sketchnoting tal y como nos explica Carlos J.Pampliega en su blog:

“El Sketchnoting consiste básicamente en agrupar y conceptualizar la información y las ideas (de una ponencia, charla, taller, reunión, etc) a través de notas visuales.

Para crear estas notas utilizamos metáforas para conceptualizar la información. Las metáforas visuales expresan ideas mediante imágenes de carácter simbólico. Estas imágenes están compuestas de formas, palabras y dibujos sencillos, que ayudan a fijar conceptos en nuestra memoria y poder recordarlos posteriormente con facilidad.

Durante la creación de estas notas utilizamos distintas partes de nuestro cerebro, incluido su parte más creativa y que normalmente no utilizaríamos al escuchar una conferencia, o durante un proceso analítico. De este manera, en el proceso de crear notas visuales, se establecen un mayor número de conexiones neuronales que ayudan a fijar por más tiempo los conceptos en nuestra memoria”

Para los que os guste estar a la última y seguir tendencias, la  famosa marca de “notebooks” Moleskine ha sacado una edición especial para SketchNoting, con todo lo necesario para ello, la podéis encontrar aquí.

moleskine_sketchnote

También aprovecho para  recomendaros el libro de Mike Rohde: The Sketchnote handbook para ampliar conocimientos sobre el tema y aprender la técnica del Sketchnoting, que podéis adquirir en Amazon.

Mike_Rohde

Y no solo de técnicas visuales estamos hablando, también metodologías visuales de gestión de proyectos englobadas dentro del concepto y filosofía Agile como Kanban y sus tableros que nos ayudan a realizar un gestión basada en inputs visuales, podéis ver las diferentes herramientas Kanban para la gestión visual de proyectos en este artículo del blog de Javier Garzas.

Finalmente otra herramienta de creatividad visual (y en este caso también manual) que está cogiendo mucha fuerza es la metodología Lego Serious Play sobre la que redacté un artículo el mes pasado, y que consiste en usar piezas de LEGO® elegidas específicamente para esta metodología con las que cada persona construye modelos tridimensionales respondiendo a preguntas específicas del facilitador.

Estos modelos sirven como base en el intercambio de ideas dentro del grupo y ayuda a generar conocimiento y que este sea retenido durante mucho más tiempo.

Hasta aquí el artículo de esta semana, espero que os haya interesado el tema de la gestión visual de proyectos y como siempre podéis enviarme cualquier consulta, duda o comentario a [email protected]

Alejandro Pérez, PMP