Negociación y Conflictos, Project Management

5 Técnicas Efectivas para resolver Conflictos (Método Thomas/Kilmann)

En el artículo de hoy te hablo del conflicto y las diferentes técnicas para afrontarlo.

Antes de nada, dejar claro que un conflicto no tiene por que ser algo negativo, todo lo contrario, un conflicto bien gestionado puede resultar en una mejora de rendimiento.

Para que el resultado de la gestión del conflicto sea positivo, debemos contar con un ambiente de trabajo propicio, no tóxico y personas preparadas para gestionarlos adecuadamente.

Con lo anterior me refiero a contar con entornos de seguridad psicológica, donde no se castigue el error, donde se escuchen las opiniones de todos sin pre-juzgar y donde se hayan definido al iniciar el proyecto una serie de reglas bases (valores compartidos, sistema de resolución de conflictos, etc).

De esta manera, si ya contamos con un acuerdo inicial y todas las partes están informadas desde el primero día en relación a como se procederá en caso de conflicto, se evitarán suspicacias o posibles tratos de favor.

Dicho esto, lo primero que deberíamos hacer como directores de proyecto, es crear este documento de valores compartidos (“team charter”) donde dejaremos por escrito todo lo anterior.

De cara a enfocar un conflicto siempre deberemos intentar buscar una solución win-win, de manera que ambas partes se sientan escuchadas y tratar la situación con ética, profesionalidad y de manera colaborativa.

En la guía del PMBOK se mencionan diferentes técnicas de resolución de conflictos que deberás conocer para tu día a día y especialmente en el caso de estar preparando el examen de Certificación PMP.

Los psicólogos, Kenneth W. Thomas  de la Universidad de California en los Ángeles, y Ralph H. Kilmann, de la Universidad de Pittsburg desarrollaron en los años setenta el test TKI (Thomas-Kilmann Instrument) de 30 preguntas que permite ver el modo más natural de aborda un conflicto de cada persona, basándose en los diferentes enfoques de resolución de conflictos:

conflictos resolución

A continuación te describo los 5 enfoques:

La colaboración: Con este enfoque lo que buscamos es dar una solución conjunta al conflicto, buscando satisfacer a todas las partes (win-win) y tratando el conflicto de manera abierta y colaborativa. Requiere de un nivel alto de asertividad por ambas partes que ayude a encontrar puntos de unión.

La cesión: Aquí se trata de buscar también una solución, suavizando el origen del conflicto, el objetivo no es tanto ganar sino que llegar a un acuerdo. Se busca privilegiar la relación ante todo, acomodándose a las peticiones de la otra parte.

El compromiso: En este enfoque se busca un equilibrio entre ambas partes, suelen darse concesiones, cedicendo o renunciando a algo, de manera que se facilite el consenso. Se busca alcanzar un acuerdo que sirva parcialmente a ambas partes. Este acuerdo no es el mejor, sino algo que permite avanzar.

La competencia: Este sería el clásico “win-lose”, una parte busca ganar en detrimento de la otra. Técnica habitualmente usada en problemas urgentes y cuando es necesario dar resolución con rapidez para evitar una situación aún más complicada.

La evasión: En este enfoque lo que se busca es intentar que el problema se solucione sin interacción por ninguna de las partes, evitándolo retardando su resolución. Se suele dar en situaciones donde se espera que el problema se solucione solo (suele ser la técnica mas ineficaz y menos recomendada, aunque algunos personajes de la escena política la suelen utilizar a menudo, intentando que se “olviden” o “solucionen solos los problemas”, mientras los tapan con otras noticias más “emocionantes”, las denominadas “cortinas de humo”).

Desde mi punto de vista, no hay un método perfecto para todas las ocasiones y deberemos adoptar el enfoque adecuado dependiendo el contexto, la urgencia, la criticidad y otros factores relevantes.

¿Cuál consideras que es la técnica más efectiva o que te ha dado mejores resultados? ¿Conoces o propones alguna otra técnica no mencionada en el artículo?

Como siempre, tus comentarios serán bienvenidos.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

AGILE: Lo que nadie te ha querido contar o no has querido escuchar

En el artículo de hoy y en línea con otros artículos que ido publicando a lo largo de este año sobre Agile, me gustaría revelarte algunos “secretos” sobre las prácticas ágiles que posiblemente nadie te haya contado.

En los últimos años, la presencia de la agilidad en las empresas ha aumentado de manera exponencial.

Actualmente hay pocas empresas y aún menos profesionales que no hayan escuchado hablar de las virtudes de las prácticas ágiles y sus diferentes frameworks de trabajo (Scrum, Kanban, XP, etc)

Nadie lo puede negar: La “Agilidad” está de moda, y esto positivo y a la vez es negativo.

Me explico, es positivo, dado que la filosofía de trabajo subyacente en la agilidad puede ayudar a muchas organizaciones y a profesionales de diferentes sectores a ser más eficientes en su trabajo.

Pero como ya comenté en mi artículo: “Scrum está de moda, pero cuidado, no lo cura todo” hay también mucho “humo” detrás de todo este movimiento.

agile

¿Que significa ser Agile?

Los frameworks de trabajo agile surgen del desarrollo de software como respuesta a entornos cambiantes, competitivos y con un grado importante de incerteza.

Los denominados contextos VUCA (Volatile, Uncertain, Complex, Ambiguous).

La gestión agile permite que las organizaciones y sus equipos se adapten, consiguiendo la flexibilidad necesaria para conseguir la satisfacción de los clientes en estos ambientes cambiantes.

Podríamos definir el ser ágil como la capacidad de adaptación al cambio con la menor fricción posible.

El manifesto Agile (firmado en el 2001 y donde se recogen los valores los principios y valores ágiles) está centrado sobre todo en las personas, los individuos que componen los equipos de trabajo, y que ahora tienen más libertad y poder de decisión.

Hablamos de equipos auto-organizados con capacidad para impactar directamente en la experiencia de los clientes, entregando valor de manera continua y adaptándose al cambio de manera constante y efectiva.

¿Entonces cuál es el problema?

Como con cualquier otra práctica que se pone de moda (ya pasó hace unos años con el “coaching”), surgen muchos autodenominados “expertos” que venden sus conocimientos y experiencia, con el único objetivo de aprovechar el tirón del momento.

Con esto no quiero decir, que no haya excelentes profesionales consolidados en el sector, pero si que es cierto que cada mes aparecen de 2 a 3 nuevos “gurus” de la agilidad.

El intrusismo unido a la “perversión” del propio concepto, está provocando que en muchas empresas, los resultados no están siendo los esperados.

Como ya comenté en su momento, para que una organización pase de un modelo de gestión más tradicional a uno Agile, se requiere de una importante gestión del cambio a nivel de empresa, equipos, personas.

No es algo que vamos a conseguir de una semana para otra.

En una organización con un modelo de gestión tradicional, jerárquico y de control, no vamos a conseguir nada positivo en certificar a algunos empleado como “Scrum Masters” o “Product Owners” sin antes hacer una inversión importante en gestionar el cambio a nivel interno.

Si no están alineadas todas las capas organizativas (Gerencia, Mandos Intermedios, Equipos Técnicos,etc) no vamos a llegar a buen puerto.

Pues bien el recientemente etiquetado como “postureo agile” ha logrado que muchas empresas y sus equipos se autodenominen ágiles, sin muchas veces entender que significa el propio concepto.

Lo que está de moda se vende bien, pues todo proyecto o empresa innovadora ha de llevar el sello “Agile” en algún lugar, y si puede ser que se vea bien.

Luego nos encontramos con los técnicos, que de un día para otro pasan a ser “Scrum Masters” sin tener las aptitudes ideales para ello (eso sí, tienen un papel impreso que dicen que saben de eso) y cantidad de “Agile Coachs” en LinkedIn que se autodenominan expertos cuando hace unos meses no sabían ni lo que significaba la expresión, pero que tras hacer un curso de 1 semana, son los mejores coachs del sector.

La gestión de proyectos, sea con métodos más tradicionales o ágiles es un camino de aprendizaje continuo, y que abarca un abanico completo de áreas de conocimiento (gestión de alcance, riesgos, calidad, costes, cronogramas de tiempo, equipo, etc).

Conocimientos que lógicamente no vamos a conseguir únicamente con unos días de formación.

Con esto no quiero decir que no sea útil la formación, todo lo contrario es fundamental y es parte de la solución al problema, pero no va a funcionar si nos quedamos únicamente en este punto.

¿Cuál es la solución al problema?

La solución pasa por informarse bien antes de iniciar ningún procedimiento de cambio a nivel de organización y entender que el cambio se ha de dar a nivel en todos los niveles y no únicamente a nivel del equipo técnico.

Se ha de comunicar adecuadamente, se ha de formar al personal y se ha de “acompañar el cambio”.

Aquí hay dos elementos importantes: formación y acompañamiento (coaching).

Por un lado hay que buscar cuál es la formación más adecuada, buscar acompañamiento externo (consultoría/coaching) de profesionales (de verdad, no de los de “tengo un papel que lo dice”) que faciliten el cambio, al menos en sus fases iniciales, para luego ya seguir el proceso con personal interno bien formado y cualificado.

Finalmente recordemos también que no en todos los proyectos aplica usar prácticas ágiles, nada es negro o blanco, será pues el gestor de proyectos quien deba decidir dependiendo del contexto y su propia experiencia, que herramientas, prácticas o frameworks aplicar en cada escenario.

¿Qué opinas sobre lo expuesto? ¿Has tenido alguna experiencia positiva o negativa en relación a implementar Agile en tu organización o equipo?

Como siempre, espero vuestros comentarios, ideas y sugerencias en la sección de comentarios.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

3 Certificaciones Agile con alta demanda en el mercado laboral

En el artículo de hoy, me gustaría hablarte sobre 3 certificaciones Agile con alta demanda en el mercado.

Como ya sabrás las prácticas ágiles están en auge, cada vez son más las empresas que adoptan esta filosofía de trabajo y los diferentes frameworks asociados a la misma, tales como Scrum, Kanban, etc

Por ello, reforzar tus conocimientos en este área, potenciando de esta manera tu CV es una muy buena idea.

A continuación te explico todo lo que tienes que saber sobre las 3 Certificaciones Agile más solicitadas actualmente:

PMI ACP – Agile Certified Practitioner

Esta es desde mi punto de vista la certificación Agile más completa actualmente en el mercado por varias razones:

  • Se exige experiencia habiendo participado en entornos donde se hayan aplicado prácticas Agile
  • Es una certificación muy completa, donde se trabajan los conceptos subyacentes de la agilidad, y los diferentes frameworks de trabajo: Scrum, Kanban, XP, DSDM, etc
  • Es una certificación del PMI, con el prestigio que esto conlleva (requiere un examen presencial, en un entorno controlado, etc)

En EEUU es ya la certificación del PMI con más rápido crecimiento, y en España se solicita cada vez más a nivel de empresa.

Professional Scrum Master (Scrum.org)

Esta certificación es quizás la más conocida, y está enfocada sobretodo en el framework de trabajo Scrum.

Ideal para aquellos que trabajáis actualmente o aspiráis a ser Scrum Masters, Product Owners o directamente trabajar en un equipo donde se aplique Scrum.

Esta certificación tiene la siguientes ventajas:

  • Está acreditada por Scrum.org (fundada por Ken Schwaber  uno de los creadores de Scrum)
  • Es ampliamente reconocida y muy demandada a nivel de mercado laboral
  • Tiene la facilidad de poder realizarse cómodamente desde tu casa y un coste de 150$, sin necesidad de acreditar experiencia o formaciones oficiales previas al examen.

CSM – Certified Scrum Master (Scrum Alliance)

Esta certificación también está ampliamente reconocida al igual que la anterior, siendo creada por uno de los creadores de Scrum.

Esta certificación requiere realizar una formación previa de 16h con un instructor oficial certificado (Certified Scrum Trainer), por lo tanto tiene un coste sensiblemente superior a la anterior.

Mi recomendación:

Yo suelo aconsejar a mis alumnos obtener al menos 2 certificaciones ágiles, para tener más posibilidades en los filtros y procesos de selección laboral.

Dado que la certificación PMI ACP es muy completa y parte de la misma (casi un 40%) trata sobre temas de Scrum, tiene todo el sentido intentar optar a la vez a una certificación de Scrum oficial.

Con este objetivo en mente he diseñado un Curso Online, que te permitirá superar en tan solo 4 semanas con 1h de dedicación diaria tanto el PMI ACP como el Professional Scrum Master I.

Este curso incluye todo lo necesario para poder preparar eficazmente ambas certificaciones (incluidos simuladores de exámenes), además de ofrecer 21 PDUs para aquellos que estéis certificados como PMPs y necesitéis mantener la certificación.

Podéis ver información más detallada del curso, requisitos, costes aquí:

Curso Online Agile PMI ACP + ScrumMaster

 

PMP/CAPM, Project Management

3 Aplicaciones Visuales e Inteligentes para Gestionar tus Proyectos

Me gustaría comenzar el artículo de hoy hablando sobre como afectará el “Machine Learning” y los avances de la IA (Inteligencia Artificial) al futuro cercano de la Gestión de Proyectos.

Yo personalmente tengo bastante claro, que el trabajo de un PM es insustituible, al menos con la tecnología y conocimientos actuales, un ordenador por mucha capacidad analítica que tenga para realizar predicciones basadas en datos no tiene la capacidad de gestión emocional que se requiere para el puesto.

La gestión de proyectos, implica gestionar sobretodo la comunicación y la gestión de las interrelaciones que se producen en el día a día con los implicados en el proyecto, por lo tanto el factor humano es totalmente necesario.

Estas afirmaciones anteriores, no niegan pero, la capacidad que pueden tener ciertos programas informáticos para facilitarnos las tareas y apoyarnos a tomar decisiones inteligentes basadas en la analítica de datos.

Ya escribí un artículo en mi blog donde os hablaba del “Project Manager del Futuro“, hoy os quiero presentar 3 herramientas de gestión de proyectos inteligentes que incorporan algoritmos de aprendizaje (aún están en fase beta) pero que prometen mucho y nos dan una ligera idea del potencial que puedan tener estas herramientas en un futuro no muy lejano.

Forecast

El objetivo de esta herramienta es hacer la gestión del proyecto mucho más simple, eliminando todo el trabajo manual y automatizando las tareas más repetitivas aplicando conceptos de inteligencia artificial para obtener una gestión lo más automatizada posible.

Una de las características destacables de la herramienta es que que nos permite ver de manera muy visual el cargable de los recursos compartidos entre diferentes proyectos, su disponibilidad, rol, etc

ClickUP

Esta herramienta está probando aspectos de “Machine Learning” entre sus usuarios (aún en fase beta) para optimizar y automatizar la gestión de los procesos de gestión.

Una de las ventajas de ClickUP es poder tener varios paneles de sumario de proyecto, para diferentes tipos de perfiles (desarrollador, miembro del equipo, manager, etc)

Algunas de las tareas en las que están trabajando:

  • Predecir y asignar las tareas a los miembros del equipo con los skills más adecuados para llevarlas a cabo en el menor tiempo posible y con la calidad esperada.
  • Etiquetar de manera automática a los usuarios en los comentarios de tareas que sean relevantes para ellos.
  • Visualizar notificaciones y actualizaciones basándose en la relevancia que estas puedan tener para un usuario en particular
  • Predecir en tiempo real y determinar cuando los deadlines no se van a cumplir y corregir de manera automática las estimaciones de tiempo.

Rescoper

Esta herramienta es muy sencilla y está orientada a facilitar la gestión del equipo, la asignación de tareas, comunicación, etc

Nace de la frustración de su creador, Robert Clarck que observaba que invertía más tiempo organizando su trabajo que no haciéndolo, por lo que al ver que ninguna herramienta de las existentes resolvían sus problemas y que estas eran demasiado complejas, decidió crear la suya propia.

Rescoper te puede ayudar a marcar milestones, tareas, ideas, para luego asignarlas y crear filtros de vistas, para que solo quienes tu quieras puedan ver ciertas informaciones.

Puedes ver el resto de funcionalidades en su web.

Espero que te haya gustado esta selección de útiles aplicaciones para mejorar la gestión de tus proyectos y optimizar al máximo tu tiempo.

¿Conoces alguna otra aplicación visual de gestión de proyectos? ¿Cuáles utilizas habitualmente para tus proyectos?

Como siempre, no dudes en colaborar y enriquecer el debate en la sección de comentarios.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Ya sabes cuál es el ROI de gestionar la Felicidad en tus proyectos?

En el artículo de hoy quiero hablarte de un concepto que está bastante de moda: La felicidad en el entorno de trabajo y como esta puede afectar a la productividad de los empleados.

Ya en su momento, el Dr. Herzberg definió su teoría de factores higiénicos y factores motivacionales, donde nos quedaba claro que para estar motivados en el día a día, se han de cumplir previamente una serie de factores higiénicos: (ver más sobre la teoría de Herzberg aquí)

herzberg

Dicho esto, para hacer una buena gestión de la felicidad de nuestros empleados o miembros de equipo, nos tendríamos que plantear directamente, que les haría felices.

Esta primera pregunta es esencial, ya que no todo el mundo tiene los mismos valores o definiría la felicidad de la misma manera.

En todo caso, un aumento de salario no es un factor motivacional como muchos creen, sino un factor higiénico, además de tener un efecto temporal.

En muchas ocasiones la flexibilidad horaria, el “work from home” y la conciliación trabajo/familia, son puntos que ayudan y mucho a mejorar el ambiente de trabajo y potenciar la productividad.

También el crear un ambiente de trabajo colaborativo y abierto, no tóxico, en el cuál no se castigue el error sería un factor esencial (ver más sobre “team building” y el Caso Aristóteles de Google aquí)

Está comprobado que en las organizaciones donde hay más libertad horaria y se trabaja por objetivos y no por control de horas y “presentismo”, el personal es mucho más productivo y feliz.

Tengo amigos que trabajan en empresas punteras, en las cuáles hay salas de juegos, billares, futbolines, zonas de descanso (donde incluso puedes echarte una siesta) y es más, en una de ellas, incluso te ofrecen que seas tu mismo quien decida el total de días de vacaciones que quieres tomarte, sin ningún limite.

Pues bien, curiosamente, el número de días de vacaciones que se toman, es igual o menor al de las empresas donde está marcado por normativa y regulado estrictamente.

Y no solo lo anterior, sino que a algunos de ellos les he preguntado cuantas siestas se han tomado este último año o cuantas partidas de billar han hecho.. y su respuesta ha sido unánime: “siestas 0” y “el billar se ha convertido en punto de reunión” para resolver temas relacionados con el trabajo en si mismo.

Pero lo mejor de esto, es que ha sido su propia decisión, no viene forzada por una política interna o por algún jefe o superior, sino que al tener libertad de lo que puedes hacer o no hacer, muchas veces, al sentirse uno valorado y sin un control excesivo, se tiende a trabajar más y ser más productivo.

Todo lo contrario al modelo de empresa tradicional, con control de entrada-salidas, descansos, en las cuáles cualquier excusa es buena para dejar de trabajar (café, zumo, cigarro, charlas de pasillo, reuniones que se alargan horas y son nada efectivas, etc).

Aquí entra el factor psicológico, si como empleado te sientes valorado, se cumplen tus factores higiénicos y tienes libertad para gestionar tu tiempo en base a unos objetivos comunes (tuyos, de equipo y de empresa), está claro que vas a rendir mucho más que no en ambientes de control absoluto y falta de auto-gestión y libertad.

En relación a estos puntos y con el objetivo de poder medir el resultado de las prácticas anteriores, algunas empresas innovadoras han implantado controles de felicidad, en los cuáles los empleados al salir de la oficina cada día, pueden hacer click en un botón indicando su grado de felicidad de ese día en particular:

felicidad empresarial

De esta manera se puede llevar un control diario, semanal, mensual.. del estado de felicidad de toda una organización y evaluar si algún cambio crítico (por ej, cambio en la gerencia o cambio de herramientas de trabajo) han afectado o influenciado en el nivel de felicidad del empleado.

El objetivo final de una correcta gestión de la felicidad es lograr mantener a las personas en un estado mental positivo que les permita realizar adecuadamente su trabajo y potenciar la productividad.

¿Tú que opinas? ¿Consideras importante gestionar la felicidad en tu empresa? ¿Conoces algún caso de éxito de implantación de estas prácticas?

Como siempre espero vuestros comentarios y aportaciones a la discusión.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

Las organizaciones derrochan $1 millón cada 20 segundos

Así de impactante es el resultado del análisis llevado cabo por el PMI para su nuevo estudio “Pulse of the Profession“.

La”Pulse of the Profession Survey” fue publicada este año por el PMI.

El informe destaca las opiniones y la información de 4455 profesionales en la gestión de proyectos, 800 directores de oficinas de gestión de proyectos (PMO) y 447 directores ejecutivos de una amplia gama de sectores entre los que se incluyen, la tecnología de la información, servicios financieros, fabricación, gobierno, energía, asistencia sanitaria, construcción y telecomunicaciones de todo el mundo.

La nueva encuesta revela que casi un 10 % de cada dólar que gastan las empresas se pierde debido a la implementación ineficaz de las estrategias comerciales.

El estudio muestra que en promedio las organizaciones desperdician un 10 por ciento por cada dólar debido al rendimiento deficiente del proyecto y que alrededor de uno de cada tres proyectos no cumple con sus objetivos, un 43 por ciento no se completa dentro del presupuesto y casi la mitad (48 por ciento) no se completa a tiempo.

De las regiones geográficas incluidas en la encuesta, China informó el promedio más bajo de desperdicio monetario en los proyectos (7,6 por ciento o $76 millones por cada mil millones de dólares), seguido por Canadá (7,7 por ciento o $77 millones por cada mil millones de dólares), y la India (8,1 por ciento u $81 millones por cada mil millones de dólares).

Los resultados de la encuesta apuntan a diversos factores críticos que pueden ayudar a las organizaciones a impulsar el rendimiento a través de una implementación de la estrategia más efectiva:

  • Las organizaciones que cuentan con patrocinadores ejecutivos muy comprometidos con los proyectos mejoran en un 40% el éxito de los proyectos, por lo tanto es de vital importancia potenciar la relación PM/Sponsor e invertir en su formación.
  • Mayor conexión entre el diseño de la estrategia y la entrega
  • Optimizar la inversión en la implementación de la estrategia
  • Definir y controlar la medición del éxito, implementando sistemas de control.

También se despide de la encuesta los siguientes datos:

  • El 93% de las organizaciones dicen utilizar prácticas estándar de la gestión de proyectos.
  • El 72% de los líderes de las PMO consideran que las certificaciones son muy relevantes para los que estén en la mitad de su carrera profesional.

Los números de profesionales certificados por el PMI en el mundo van creciendo, os dejo a continuación las cifras (Agosto 2018):

  • Project Management Professional (PMP): 876,500
  • Certified Associate in Project Management (CAPM): 35,894
  • PMI Agile Certified Practitioner (PMI-ACP): 22,783

Podéis leer todo el estudio y resultado de las encuestas en la publicación original: PMI Pulse of the Profession 2018

Como siempre, espero que te haya resultado útil la información del artículo semanal y no olvides compartirlo en tus redes.

Alejandro Perez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Deberían formarse los políticos en Gestión de Proyectos? Yo creo que SI

Hoy os quiero hablar sobre una tendencia que vengo observando durante estos últimos años.

Cada vez son más las organizaciones que se han dado cuenta de la necesidad de contar con profesionales bien formados y con experiencia para coordinar y dirigir sus proyectos.

Debido a esta razón se observa un demanda creciente de profesionales certificados en el mercado laboral, exigiéndose habitualmente, no solo experiencia demostrada gestionando sino estar en posesión de una certificación internacional (como por ejemplo el PMP – Project Management Professional).

Algo que yo personalmente considero sería básico para una correcta gestión política, es la formación en gestión de proyectos. Al final los ministros y asesores deben gestionar diversas carteras, con múltiples proyectos, presupuestos millonarios, gran cantidad de riesgos, conflictos, etc

La cuestión clave es: ¿Están realmente formados y preparados para gestionar? ¿Han recibido formación específica? ¿Tienen experiencia previa? ¿Están certificados por algún organismo internacional?

Estoy seguro que muchos de los principales actores de nuestro actual escenario político no podrían responder si a todas las preguntas 🙁

pmp

El planteamiento es el siguiente: Si para gestionar un proyecto de 3 meses de duración y un budget de 100.000 EUR se te exige a nivel empresarial todo lo indicado arriba y más, ¿Cómo es posible que para dirigir un país y sus diferentes carteras y presupuestos millonarios no sea necesario?

El ex-presidente de los EEUU Barack Obama ya firmó a finales del 2016 la ley 1550: Program Management Improvement and Accountability Act of 2015 (PMIAA) que fomentaba la responsabilidad y las mejores prácticas en la gestión de programas y proyectos en todas las áreas del Gobierno Federal.

Sus objetivos principales eran entre otros:

  • Crear de una carrera profesional formal para Project Managers en el Gobierno Federal de los Estados Unidos
  • Desarrollar una política de dirección de programas basada en estándares en toda la administración federal.
  • Compartir conocimiento y experiencias en gestión exitosa de proyectos a través de un consejo de agencias internas focalizado en gestión de programas y proyectos.

En España no tenemos nada parecido y considero que es algo que aportaría un gran valor añadido a los diferentes actores políticos que tienen entre sus funciones el gestionar proyectos complejos.

Existe incluso una extensión al PMBOK que define las mejores prácticas para aplicar la gestión de proyectos en el gobierno: PMBOK Government Extension 

También algunos artículos que tratan el tema en detalle como el siguiente: Implementing a project management culture in a government organization

Yo personalmente considero, que fomentar el conocimiento de gestión de proyectos en nuestros equipos políticos ayudaría y mucho a profesionalizar el sector (tal y como ya está ocurriendo en la mayoría de empresas del sector privado), además de ofrecer una imagen más profesional, seria y confiable a los diferentes partidos político y sus integrantes.

Al final, aplicar medidas de planificación, control, seguimiento, etc ayudaría a optimizar los presupuestos, a reducir la corrupción y mejorar todos los procesos que intervienen en la gestión.

Ahora que ya he expresado mi opinión, me gustaría contar con la tuya: ¿Consideras que la formación en gestión y dirección de proyectos podría ayudar a mejorar nuestro panorama político?

Por favor deja tus comentarios abajo en la sección de comentarios.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP 

PMP/CAPM, Project Management

¿Qué es el GUNG HO? Aprovecha al máximo el potencial de tu equipo

Gung Ho es una palabra china que significa “Trabajar Juntos”, la expresión “Gung Ho” ya forma parte del idioma inglés y describiría una actitud de entusiasmo, energía y dedicación sin límites frente a una actividad cualquiera (en castellano también la traducen a veces como: ¡A la carga!)

A partir del concepto “Gung Ho” Ken Blanchard publicó un libro del mismo título.

Blanchard es un escritor estadounidense experto en management y liderazgo, co-autor de las teorías de liderazgo situacional.

Gung Ho

En el libro, Blanchard explica como los equipos de trabajo Gung Ho basan su comportamiento en:

El espíritu de la ardilla (Squirrel).

“Trabajo que vale la pena”.

Para alcanzar el espíritu de la ardilla debemos trabajar para conseguir una meta compartida,  una meta establecida en equipo, que tenga el el interés, apoyo y compromiso de la gente que ha participado en el proceso:

1. Saber que estamos haciendo que el mundo sea un mejor lugar.
2. Todos trabajan hacia una meta compartida.
3. Los valores guían todos los planes, decisiones y acciones.

El método del castor (Beaver).

“Mantener el control para alcanzar la meta. Dejar que decidan para alcanzar la meta”.

Para obtener el estilo del castor, los jefes de proyecto deben dejar que los trabajadores hagan su juego (empoderar al equipo para que tome sus propias decisiones). Las metas y los valores definen el territorio y las reglas.

1. Un terreno de juego que tiene marcado el territorio con claridad.
2. Los pensamientos, sentimientos, necesidades y sueños se respetan, se escuchan y se actúa al respecto.
3. Capaces pero sometidos a un reto.

El Don del Ganso (Goose).

Darnos ánimos unos a otros, felicitar a nuestros empleados aun cuando no hayan llegado a su meta, los felicitamos por su avance. “Todos se felicitan”.

Para lograr el don del ganso, es necesario satisfacer las necesidades básicas del individuo con una y justa remuneración y es necesario reconocer los éxitos.

Como anécdota, “Gung ho” también es el nombre de una película cómica de 1986 dirigida por Ron Howard, distribuida por Paramount Pictures, y protagonizada por Michael Keaton y Gedde Watanabe.​

La historia se centra principalmente en la compra y adquisición de una planta de ensamble de autos americanos por parte de una corporación japonesa.

Para finalizar os dejo un breve e ilustrativo vídeo del concepto de Hung Go:

Si no podéis visualizar directamente el vídeo haced click aquí.

Espero que el artículo os haya resultado de interés y os animo a compartirlo en vuestras redes.

Alejandro Perez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

¿Cónoces la Teoría de las Restricciones o TOC?

En las últimas semanas me han hablado de la teoría de las restricciones en varias ocasiones, por lo que he considerado oportuno tratar el tema en este artículo de mi blog para dar a conocer la teoría a todos aquellos que aún no la conozcan.

Las siglas TOC (Theory of Constraints) fueron definidas por Eliyahu M. Goldratt, un doctor en Física Israelí.

Inició su investigación y el desarrollo de su teoría en forma de una novela, su best-seller “La meta”.

En este libro, Eliyahu Goldratt desarrolla su teoría de manera lúdica, en el entorno de una empresa manufacturera sentenciada a la liquidación; su gerente, Alex Rogo, tiene tres meses para recuperar la rentabilidad de la empresa y la estabilidad en su familia.

La teoría se basa en que un sistema (una planta de producción, una empresa, etc) está formado por elementos interdependientes y que, al igual que en una cadena, el sistema sólo puede ser tan fuerte como su eslabón más débil, es decir, la restricción/limitación o cuello de botella.

En este caso el concepto de restricción/limitación es todo aquello que nos limita a conseguir nuestro objetivo.

Existen tres tipos de limitaciones:

1. Limitaciones físicas: son equipos, instalaciones o recursos humanos, entre otros, que evitan que el sistema cumpla con su meta.

2. Limitaciones de políticas: son todas las reglas que evitan que la empresa alcance su meta (por ejemplo: no hacer horas extras, trabajar en otros turnos, no vender a plazos, etc).

3. Limitaciones de mercado: Cuando el impedimento está impuesto por la demanda de sus productos o servicios.

La teoría de las restricciones se basa en cinco puntos correlativos de aplicación:

TOC

Gran cantidad de organizaciones utilizan actualmente como sistema de gestión la teoría de las limitaciones, para identificar los cuellos de botella y buscar soluciones ágiles a los problemas.

Muchos conceptos de mejora continua, Lean Kanban, están intimamente relacionados con la teoría de las limitaciones y la obra del físico israelí.

Si te interesa la teoría de las restricciones y quieres saber más puedes adquirir el libro en Amazon: La Meta de Eliyahu M. Goldratt

Para finalizar os dejo un interesante vídeo que ilustra el contenido teórico del libro:

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

3 Útiles Consejos para conseguir un puesto de Project Manager

Volvemos a la carga con el blog de gestión de proyectos, tras un breve período de desconexión vacacional.

Durante estos últimos meses, sois muchos los que nos habéis preguntado como enfocar un cambio de rol en vuestra organización o como dar el salto a un puesto de gestor de proyectos (por ejemplo desde un perfil más técnico).

Por supuesto, no hay una única respuesta a esa pregunta, y dependerá mucho de tu experiencia, titulaciones, tipo de organización, etc pero si que te puedo dar algunos útiles consejos que sin duda te servirán para conseguir este objetivo.

Los consejos y recomendaciones que te indico a continuación son igualmente válidos para enfrentarte a la búsqueda del rol de Project Manager en tu propia empresa o fuera, superando procesos de selección.

gestión de proyectos

Prepara un buen CV y un discurso sobre tus puntos fuertes en tareas relacionadas con la gestión:

Puede parecer algo obvio, pero muchas veces nos olvidamos de lo importante que es nuestra carta de presentación.

Intenta tener tu CV actualizado y muy importante “personalizado a la oferta”.

Con lo de personalizado, me refiero a que es importante adaptar el CV a la oferta o puesto de trabajo al cuál estás optando, destacando aquellos puntos de valor o de especial interés para ese puesto e incluso eliminando/obviando detalles que no aporten ningún valor.

Las habilidades blandas o “soft skills” son de especial interés para un puesto de Project Manager: liderazgo, negociación, empatía, asertividad, escucha activa, resolución de problemas, etc asegúrate de resaltarlas tanto en el CV como en la entrevista de selección.

Puedes también probar herramientas visuales como Resumup para diferenciarte del resto y darle un mayor impacto a tu CV.

Fórmate y obtén Certificaciones relacionadas con el puesto:

Hoy en día y dado la alta competitividad del mercado, hay que estar lo más preparado posible, además de tus posibles estudios (ingenierías, licenciaturas, posgrados, etc) o de tu dominio de idiomas, es básico estar certificado.

Concretamente para el área de gestión de proyectos, cada vez es más común que se descarten los candidatos que no tengan certificaciones del PMI (CAPM, PMP, PMI ACP, etc) por lo que os recomiendo encarecidamente reforzar este punto.

Pensad que un técnico de RRHH o un Headhunter puede recibir 300-400 CVs para un mismo puesto, dado que es imposible leerlos todos por una cuestión de tiempo, se hace una primera criba, filtrando por: estudios, idiomas y certificaciones.

En base a mi experiencia y la de mis alumnos, tiene mucho más valor y es más efectivo (aparte de tener un ROI mucho más claro) estar certificado como PMP  que no poseer un Master o Posgrado de gestión de proyectos.

Si tienes poca experiencia en el área o vienes de un perfil más técnico y quieres dar el salto al área de gestión, mi recomendación es que comiences con una buena formación y te prepares para superar el examen de certificación CAPM – Certified Associate in Project Management

Si por el contrario ya tienes experiencia en el área y quieres optar a un puesto senior, deberás optar por superar el examen PMP – Project Management Professsional.

Estas 2 certificaciones cubren el cuerpo de conocimiento de gestión de proyectos, publicado en formato de Guía por el PMI (PMBOK).

Adicionalmente a estas certificaciones base, le podrías sumar otras como el PMI ACP (Agile Certified Practitioner) o Professional Scrum Master, etc siendo estas complementarias y recomendables dada la tendencia del mercado actual.

Domina el lenguaje técnico del puesto:

Este es el último punto pero no por ello el menos importante, se trata de adaptar lo que ya conocemos (nuestra experiencia) al lenguaje o discurso actual del mercado.

Por poner un ejemplo, con el tema del agilismo, en muchas organizaciones están buscando gestores de proyectos agile, a los que les ponen etiquetas/nombres diversos, pero que si acabas rascando un poco, verás que buscan un PM al uso pero que domine el lenguaje y las técnicas de gestión ágiles (técnicas y prácticas que depende del sector del cual provengas, puede que ya estés utilizando y ni lo sepas)

Dominar el lenguaje y vocabulario específico de estas prácticas, te ayudarán por ejemplo en procesos avanzados de selección, cuando tengas que conversar con un scrum master o un product owner de un equipo agile.

Para dominar este punto te pueden ayudar también las certificaciones que mencionaba arriba, ya que para superarlas te verás obligado a conocer de una manera amplía todo el cuerpo de conocimiento de gestión de proyectos, incluyendo las prácticas ágiles.

Finalmente y como último consejo: Muestra seguridad, empatía por los problemas de la organización y haz preguntas, mostrando interés en el puesto y sus particularidades.

Espero que estos consejos te ayuden en tu búsqueda laboral y consigas un buen puesto de trabajo con el que te puedas sentir realizado.

Si tienes cualquier duda o quieres que te amplíe más información sobre las formaciones en gestión de proyectos y/o exámenes de certificación, no dudes en contactarme.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP