Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Conoces las diferencias entre Gestión Tradicional y Agile?

En el artículo de hoy quiero hablarte de las diferencias principales entre una gestión de proyecto tradicional (también conocida como waterfall) o una gestión Agile.

También quiero darte algunos consejos para que sepas en que casos te conviene utilizar una u otra, ya que como en otras áreas de la vida, no hay una solución mágica para todo.

Lo importante para un gestor de proyectos es contar con el mayor abanico posible de herramientas y conocimientos.

Esto nos va a permitir seleccionar los mejores planteamientos en cada caso y hacer un “tailoring” adecuado para cada proyecto, dependiendo las circunstancias.

Antes de comenzar a ver las diferencias entre una gestión de proyectos más tradicional o una basada en prácticas ágiles, me gustaría recordar que no es mejor una que otra, simplemente en algunos casos conviene usar una y en otros otra.

Diferencias principales entre la Gestión Waterfall y la Gestión Agile

Una de las principales diferencias en la gestión de proyectos empleando métodos ágiles es la elaboración progresiva.

En vez de realizar un análisis y planificación detallada al inicio del proyecto, vamos a ir trabajando en bucles (también conocidos como iteraciones o sprints)

La idea es poder adaptarse al cambio sin demasiada fricción.

Lo que se busca con la agilidad es obtener cuanto antes un producto mínimo viable que poder presentar al cliente y luego ir trabajando con incrementos de valor en cada ciclo o iteración.

No se da por válida una iteración si no aporta un valor añadido al producto del proyecto.

Después de cada iteración, se revisa lo que ha funcionado y lo que no para tenerlo en cuenta en las siguientes.

Este enfoque de elaboración progresiva basado en ciclos iterativos nos va a permitir responder al cambio mucho mejor y adaptarnos a sus consecuencias.

¿En que casos es recomendable la Gestión Agile vs la Gestión Tradicional?

Pues esto dependerá de cada situación, pero en términos generales, todos aquellos proyectos donde el alcance esté poco definido o sepamos que los cambios en el mismo van a ser muy frecuentes, tiene sentido aplicar prácticas ágiles.

Proyectos tipo desarrollo de software o de I+D son candidatos muy claros a utilizar un enfoque agile, pero no los únicos.

Realmente las prácticas e implementaciones ágiles más comunes como Scrum y Kanban, son aplicables a casi cualquier tipología de proyecto.

Por lo general vale la pena hacerse estas preguntas:

  • ¿Los requisitos y el alcance en general está bien definido y acotado por todas las partes?
  • ¿Hemos realizado un proyecto similar en el pasado y contamos con planes y lecciones aprendidas que nos pueda ayudar?
  • ¿Lo que hoy es cierto y está documentado será siguiendo cierto mañana?

Si las repuestas son positivas, apuesta por una gestión tradicional, bien planificada y por fases (waterfall) si las respuestas son negativas, opta por una gestión Agile.

¿Qué otros factores debo tener en cuenta?

Obviamente intervienen otros factores a tener en cuenta, como por ejemplo la cultura de la organización.

No es posible cambiar la manera de hacer las cosas de un día para el otro, y pasar de trabajar con un sistema de gestión tradicional a uno agile implica entre otras cosas: comunicar bien el cambio, entender el cambio y formar a las personas claves de la organización.

Si los puntos comentados en el párrafo anterior no se llevan acabo adecuadamente y dedican los recursos necesarios para apoyar la transformación, más que agilidad, estaréis implementando el caos en vuestra organización.

¡Quiero saber más sobre los métodos e implementaciones Agiles!

Espero que este artículo te ayude a entender las diferencias principales entre ambos sistemas de gestión y saber escoger el más apropiado según las circunstancias propias del proyecto y la organización.

Si quieres profundizar en estos temas, conocer que supone ser Agile, los marcos y métodos de referencia como Scrum, Kanban, XP y mucho más no dejes de revisar nuestro Curso Agile: PMI ACP + ScrumMaster, posiblemente el curso más completo del mercado para dar el salto a la agilidad.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Conoces la Certificación PMI ACP: Agile Certified Practitioner?

Hoy quiero dedicar el artículo a hablar sobre una de las certificaciones de gestión de proyectos con más creciente demanda: PMI ACP (Agile Certified Practitioner).

Esta es la certificación del PMI que cubre las prácticas ágiles en profundidad.

¿Qué se estudia en esta certificación y que la diferencia de otras certificaciones ágiles?

La certificación PMI ACP es una certificación global, con esto quiero decir que no se centra en un único framework de trabajo, sino en muchos.

Por un lado el PMI ACP cubre la filosofia de trabajo Agile, los enfoques de gestión para proyectos adaptativos y los diferentes frameworks como pueden ser Scrum, Kanban, XP, DSDM, etc

El contenido de la certificación está dividido en diferentes dominios y tareas:

Por lo tanto la principal diferencia frente a otras certificaciones ágiles, sería justamente esta, el obtener una visión global de la agilidad.

¿Qué requisitos son necesarios para certificarse PMI ACP?

Como la mayoría de certificaciones del PMI, se han de cumplir unos requisitos previos para poder obtener la certificación.

En este caso:

  • Experiencia general en proyectos
    2000 horas (12 meses) trabajando en equipos de proyectos en los últimos 5 años. (Si eres PMP este punto ya lo tienes aprobado)
  • Experiencia en proyectos ágiles
    1500 horas (8 meses) trabajando en equipos de proyectos ágiles en los tres últimos años.
    Estas horas son adicionales a las 2000 horas requeridas para la experiencia general en proyectos.
  • Formación en prácticas ágiles
    21 horas de formación en tópicos de gestión de proyectos ágiles.

No es necesario haber liderado los proyectos, simplemente haber participado.

En la inmensa mayoría de proyectos de desarrollo de software (y de otros sectores) se emplean técnicas como las iteraciones, desarrollo incremental del producto, daily meetings, retrospectivas, etc

Aunque no estéis utilizando un framework en particular como Scrum, si documentáis el uso de prácticas ágiles en vuestros proyectos es suficiente para poder aplicar al examen.

¿Cómo se documenta la experiencia?

Al igual que con las demás certificaciones del PMI, se debe rellenar la aplicación oficial en la web www.pmi.org, allí deberemos indicar nuestros datos de contacto, formación y la experiencia en los proyectos.

Una breve descripción dejando claro el alcance de los mismos y de las prácticas ágiles empleadas en los mismos será suficiente.

Finalmente deberemos indicar una persona de contacto (interna o externa (por ej un cliente)) que pueda, en caso de auditoria, confirmar con su firma nuestra presencia en estos proyectos.

Nota: Un 10% de las aplicaciones son auditadas aleatoriamente.

¿Cómo me preparo y con que frecuencia hay exámenes?

Hay convocatorias de examen (presencial) todas las semanas en la mayoría de ciudades a nivel mundial.

Para preparar el examen, no existe (como en el caso del PMP) de un manual o guía (PMBOK), sino que el PMI recomienda una serie de libros de referencia.

Hacerse con todos ellos y estudiarlos, puede resultar muy costoso (en términos de tiempo y dinero), por lo que he diseñado un curso online que resume los contenidos claves para superar el examen de certificación, dedicando 1h al día durante 4 semanas.

El curso incluye además un simulador de preguntas realista para practicar la experiencia de examen.

Por otro lado el curso prepara a su vez para obtener la certificación ScrumMaster, de manera que sin invertir mucho más tiempo, puedas obtener en apenas un mes, 2 certificaciones de gran prestigio y demanda en el mercado laboral.

Puedes ver más información del curso de preparación aquí: Curso PMI ACP + ScrumMaster (disponible en formato presencial y online)

¿Esta formación otorga PDUs para mantener el PMP u otras certificaciones del PMI?

Al finalizar nuestra formación, hacemos entrega de un certificado, que acredita 21h de formación en prácticas ágiles que pueden ser comunicadas al PMI para mantener en buen estado vuestra certificación PMP.

Si después de leer el artículo, tienes alguna duda, puedes contactarme directamente o dejar tu pregunta en la sección de comentarios, estaré encantado de poder ayudar 🙂

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP 

PMP/CAPM, Project Management

El Secreto para superar 2 Certificaciones Agile en 4 semanas

En mis últimos posts he hablado en más de una ocasión sobre la agilidad y como puede complementar a la gestión de proyectos más tradicional.

El PMBOK Sexta Edición ya incorpora entre otras novedades, un anexo con el enfoque agile para cada una de las áreas de conocimiento (alcance, tiempo, coste, riesgos..)

Uno de mis artículos que más visitas y comentarios ha recibido ha sido el de: PMBOK vs SCRM: Lucha de Titanes, donde finalmente se llegaba a la conclusión que no eran excluyentes sinó complementarios.

Teniendo esto en cuenta y que los estudios del PMI (Project Management Institute) han demostrado que el uso de la agilidad se ha triplicado en los últimos años, tiene todo el sentido prestarle atención a esta tendencia.

Independientemente de tu nivel de conocimientos en gestión de proyectos o si ya estás certificado como PMP (Project Management Professional), conocer la filosofia subyacente en la agilidad y los frameworks, técnicas y herramientas más empleados, te puede ser muy útil en tu día a día.

Adicionalmente, certificarte te ayudará a ser más competitivo en el mercado laboral y si ya eres PMP obtendrás PDUs que te servirán para mantener en buen estado tu certifcación.

Hay 2 certificaciones ágiles que están muy demandadas a nivel laboral y tienen un prestigio y reconocimiento internacionales:

  • PMI ACP: Agile Certified Practitioner (otorgada por el PMI)
  • PSM I: Professional Scrum Master I (otorgada por Scrum.org)

La primera, el PMI ACP cubre no solo la filosofia de trabajo Agile, sinó diferentes frameworks como Scrum, Kanban, XP, etc

La segunda, se centra en el framework Scrum y como aplicarlo en el día a día.

Con el fin de facilitar el acceso a la formación agile y facilitar la obtención de estas 2 importantes certificaciones, hemos creado un curso específico, cuyo objetivo es que puedas superar ambas certificaciones en un plazo de 4 semanas, si has leído bien, 4 semanas.

Esta formación está teniendo mucho éxito entre los PMPs, ya que es una excelente manera de complementar/actualizar formaciones anteriores y cubrir los requisitos de mantenimiento de la certificación con las PDUs que otorga.

Puedes ver más información del Curso Agile Online aquí.

Si consideras que puede ser de tu interés potenciar tu CV con esta formación y certificaciones internacionales, estudiando a tu ritmo y optimizando el tiempo al máximo (se requiere no más de 1h de dedicación diaria durante 4 semanas de estudio), no dudes en consultarme.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

 

 

PMP/CAPM, Project Management

Scrum y 40 Métodos Ágiles – ¿Los conoces todos?

Scrum no es ni de lejos el único framework ágil, aunque si uno de los más extendidos y conocidos.

El artículo de hoy ha sido inspirado por otro publicado en el blog de la consultora Deloitte: Navigating the Agile Landscape

Este artículo ha sido muy comentado en las redes, y aparte de algunas críticas recibidas por la complejidad de los mapas visuales mostrados (se supone que todo lo ágil debe de ser fácil de usar), me ha parecido un interesante y completo resumen.

Ser ágil hoy en día no es tan sencillo como seguir un único método o framework como Scrum, para conseguir el éxito en un proyecto, se necesita, como muchas veces he comentado en mis artículos, “hacer un traje a medida”, es decir utilizar el método o técnica apropiado para solucionar el problema en particular con el que nos encontramos.

Por lo tanto una correcta y exitosa gestión de proyectos hoy en día, requerirá del uso combinado de diferentes técnicas, modelos o frameworks, ágiles y tradicionales así como de la experiencia en gestión del Project Manager y su equipos para conseguir los objetivos marcados.

Os dejo a continuación, el “famoso” mapa de la agilidad creado por el equipo de Deloitte:

Pódeis ver el mapa en movimiento con las diferentes capas incluidas en el post original que os adjuntaba al inicio del artículo.

Hace no mucho escribí en el blog un artículo sobre los 3 métodos ágiles más conocidos: Scrum, XP, Kanban, pero no son ni mucho menos los únicos frameworks existentes en el mercado, habiendo más de 40 (incluyendo algunas modificaciones de los originales).

Me ha parecido interesante adjuntaros también este SlideShare de Craig Smith, donde se describen estos métodos y frameworks, entre ellos Scrum, de manera resumida:

 

Si os interesa la agilidad, y quéreis conocer los diferentes métodos y técnicas ágiles que existen a día de hoy, a la vez que obtener 2 importantes y reconocidas certificaciones profesionales como son PMI ACP (Agile Certified Practitioner) y PSM I (Professional Scrum Master) no dejéis de consultar el Curso Online Agile.

El curso online Agile facilita también 21 Technical PDUs para aquellos que ya tengáis alguna certificación profesional del PMI.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

3 Modelos de Gestión para Proyectos Ágiles

El uso de métodos ágiles como una aproximación a la gestión de proyectos se ha incrementado exponencialmente en los últimos años.

Los estudios del PMI (Project Management Institute) han demostrado que el uso de la agilidad se ha triplicado en los últimos años.

Si bien el uso de metodologías ágiles encaja perfectamente para el desarrollo de software, hoy en día se aplica en muchos otros sectores, siendo la tendencia actual el combinar los métodos de gestión más tradicionales con las nuevas técnicas ágiles.

3modelos_agile

Dicho esto os quiero hablar hoy de los 3 modelos de gestión para proyectos ágiles más usados en la actualidad: Scrum, XP y Kanban

Comencemos con el más conocido y extendido: Scrum

Scrum es un marco de referencia y metodología de gestión de proyectos con un enfoque ágil, especialmente útil en proyectos de desarrollo de software, pero también portable a otro tipo de proyectos y sectores.

Scrum está especialmente indicado para proyectos en entornos complejos, donde se necesita obtener resultados pronto, donde los requisitos no están bien definidios o sujetos a variabilidad y donde la innovación, la competitividad, la flexibilidad y la productividad son fundamentales.

 scrum_agile

Scrum se basa en bloques temporales cortos y fijos (iteraciones), cada iteración debe proporcionar un resultado completo, un incremento del producto final.

Si quieres saber más sobre SCRUM y su funcionamiento, puedes leer este entretenido artículo: Explicando Scrum a mi abuela

Otro método muy utilizado es XP (eXtreme Programming):

La programación extrema se diferencia de las metodologías tradicionales principalmente en que pone más énfasis en la adaptabilidad que en la previsibilidad, algunas características de este método:

  • Desarrollo iterativo e incremental: Llevar a cabo pequeñas mejoras, unas tras otras.
  • Pruebas unitarias continuas: Frecuentemente repetidas y automatizadas
  • Programación en parejas: Se recomienda que las tareas de desarrollo se lleven a cabo por dos personas en un mismo puesto.
  • Frecuente integración del equipo de programación con el cliente o usuario: Se recomienda que un representante del cliente trabaje junto al equipo de desarrollo.
  • Corrección de todos los errores antes de añadir nueva funcionalidad: Hacer entregas frecuentes.
  • Refactorización del código: Reescribir ciertas partes del código para aumentar su legibilidad y mantenibilidad pero sin modificar su comportamiento.

Finalmente otro enfoque para la gestión de proyectos ágiles, es el método Kanban:

El término “kanban” proviene del japonés, donde “Kan” significa visual y “Ban” tarjeta o tablero. El sistema Kanban se deriva de los sistemas de producción “lean” usados en Toyota.

kanban_agile

La metodología de desarrollo Kanban limita en trabajo en progreso (WIP -Work in progress) para ayudar a indentificar incidencias y minimizar al máximo los costes asociados con los cambios durante el desarrollo.

El método Kanban tiene asociadas las siguientes características:

Visualizar:

  • Visualizar el flujo de trabajo y hacerlo visible es la base para comprender cómo avanza el trabajo. Sin comprender el flujo de trabajo, realizar los cambios adecuados es una tarea compleja.

Limitar el trabajo en curso:

  • Como hemos mencionado antes, limitar el WIP (Work in Progress) nos ayuda a identificar problemas y minimizar el impacto económico de posibles cambios durante el desarrollo.

Dirigir y gestionar el flujo:

  • Se debe supervisar, medir y reportar el flujo de trabajo a través de cada estado.

Hacer las Políticas de Proceso Explícitas:

  • Configurar las reglas y directrices del trabajo. Entender las necesidades y asegurarnos de seguir el flujo y las reglas correctamente. Las reglas definirán cuando y por qué una tarjeta debe pasar de una columna a otra.

Utilizar modelos para reconocer oportunidades de mejora:

  • Cuando los equipos tienen un entendimiento común de las teorías sobre el trabajo, el flujo de trabajo, el proceso y el riesgo, es mucho más fácil que pueda proponer oportunidades de mejora.

Estos 3 métodos son los más usados actualmente para gestionar proyectos ágiles, si quieres profundizar en ellos y saber más sobre la filosofía Agile, te recomiendo el Curso Online Agile

Con este curso online aprenderás sobres estos métodos y podrás preparar eficazmente las certificaciones Agile oficiales del PMI (PMI ACP) y Scrum.org (PSM I), adicionalmente si ya eres PMP (Project Management Professional) te otorgará PDUs con las que poder mantener en buen estado tu certificación.

Si tienes cualquier duda o quieres que te amplíe información, no dudes en contactarme.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

PMBOK vs SCRUM: Lucha de Titanes

Detrás de este título tan épico para captar vuestra atención, no hay otro objetivo que el de clarificar que es cada cosa, cuáles son sus pros y sus contras y ver si realmente existe una auténtica rivalidad entre ambos términos o si estos pueden complementarse.

Mucho se ha escrito sobre las ventajas y desventajas de gestionar proyectos en cascada o mediante metodologías ágiles como Scrum, pero ciertamente sigue habiendo mucho desconocimiento sobre el tema.

Día tras día leo y escucho afirmaciones como las siguientes:

  • “El PMBOK es una metodología muy rígida y compleja”
  • “Scrum es muy sencillo de aplicar e implementar en cualquier tipo de proyecto”
  • “Scrum es mucho mejor que el PMBOK para proyectos pequeños”
  • Etc

Antes de entrar en detalle, me gustaría clarificar los términos y sus significados para los que seáis neófitos en el tema:

pmbok_vs_scrum_v1

PMBOK: El PMBOK (Project Management Body of Knowledge) es un estándar de gestión de proyectos (reconocido como Global ANSI Standard), que recoge las mejores prácticas del sector, gestionado y actualizado periódicamente por el PMI (Project Management Institute) y que actualmente se encuentra en su Quinta Edición.

Si quieres saber más sobre el PMBOK puedes bajarte la guía definitiva de gestión de proyectos aquí.

SCRUM: Es un marco de referencia y metodología de gestión de proyectos con un enfoque ágil, especialmente útil en proyectos de desarrollo de software, pero también portable a otro tipo de proyectos y sectores.

Si quieres saber más sobre SCRUM, puedes leer este entretenido artículo: Explicando Scrum a mi abuela

Una vez introducidos los conceptos, me gustaría hacer enfasis en el error más comun: El PMBOK no es una metodología de gestión de proyectos.

No es una metodología, sino un estándar que recoge las mejores prácticas del sector y que por tanto es tarea del Project Manager decidir que procesos aplica, con que nivel de detalle y ver que metodología escoge para la gestión.

SCRUM es también un marco de referencia y posiblemente la metodología para entornos ágiles más usada, pero no la única, existiendo otras muy extendidas también como XP, FDD, Kanban, etc

Dicho esto, queda claro que no son opciones excluyentes, sino todo lo contrario, complementarias.

Puedes perfectamente gestionar un proyecto teniendo en cuenta las “best practices” y el marco conceptual definido en el PMBOK y aplicar prácticas y metodologías ágiles para su desempeño.

Por lo tanto, no es mejor una que la otra, dado que no son ni comparables, ni excluyentes.

Desde un punto de vista de mercado laboral, ambas tiene mucha demanda y tanto la Certificación PMP (basada en el PMBOK) y la certificación PMI ACP y ScrumMaster (basadas en las metodologías ágiles) tienen un importante prestigio y reconocimiento.

Mi recomendación suele ser, obtener en este orden las certificaciones:

  • PMP: Ya que para mi es una muy buena base de conocimiento sobre la cuál luego montar las demás certificaciones.
  • PMI ACP: La certificación con más crecimiento, ya que trata en profundidad la filosofía de trabajo ágil, a la vez que profundiza en las diferentes metodologías ágiles: Scrum, XP, FDD, Kanban.. etc
  • ScrumMaster: Certificación especializada en Scrum y muy útil para quienes vayan a trabajar o estén trabajando en entornos relacionados con esta metodología.

Espero que os haya resultado útil el artículo.

Saludos,

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP