Negociación y Conflictos, Project Management

Reuniones de Trabajo: 3 Efectivos Consejos para Mejorarlas

En el artículo de hoy quiero explicarte varías técnicas (sencillas pero muy efectivas) para mejorar el rendimiento de tus reuniones de trabajo.

Estoy seguro que al igual que yo en más de una ocasión habrás «sufrido» o te habrás desesperado en reuniones de seguimiento de proyecto totalmente improductivas.

Reuniones que se alargan por horas, a las que asisten multitud de personas (muchas de las cuáles no saben ni que están haciendo en la reunión).

Sesiones maratonianas de las cuáles apenas obtenemos un valor para la organización o el proyecto pero si un importante gasto (el coste/hora de los perfiles que asisten y el coste de oportunidad (que sería el valor de aquello que no estamos haciendo en ese momento por estar presentes en la reunión).

Para evitar situaciones como las que acabo de describir, debemos prestar atención a las cuatro fases del manejo de una reunión:

  1. Planificación (agenda y metas).
  2. Organizar la reunión (logística).
  3. Manejo de la reunión (presidir / facilitar).
  4. Seguimiento (Al finalizar la reunión).

Los puntos que menciono en la lista parecen obvios, pero no siempre se llevan a cabo correctamente, sobre ellos ya profundicé en mi anterior artículo: Las 10 Reglas para Gestionar Reuniones Efectivas

En el artículo de hoy, añadimos 3 consejos/técnicas para mejorar el rendimiento de tus reuniones de trabajo:

Alcance y Duración:

La reunión, si es de seguimiento de proyecto, no debería durar más de 30-45 minutos máximo. El objetivo de esta reunión es hacer un seguimiento del avance y detectar problemas (para analizarlos en profundidad en otras reuniones no en esta misma).

En una reunión de seguimiento de proyecto, deberemos revisar al menos las 3 líneas base del proyecto: Alcance, Tiempo,Coste y revisar la matriz de riesgos.

Para todo aquello que se salga de este seguimiento: problemas técnicos, de calidad, etc deberemos asignarles una reunión propia e invitar a los perfiles técnicos/especialistas apropiados para su análisis y resolución.

Moderación y Gestión del Tiempo

En relación al punto anterior, para controlar el tiempo nos podemos ayudar de algo tan sencillo como un reloj de arena (o en su defecto uno digital), para que de un golpe de vista los asistentes puedan saber cuanto tiempo queda y así optimizar sus intervenciones.

El moderador debe también gestionar el tiempo, los turnos de palabras y detectar cuando un tema se ha de sacar de la reunión principal y agendarlo para una reunión específica posterior.

Para ayudarte en la tarea de moderador puedes servirte de un «totem», por ej una pelota de tenis, que todo aquel que quiera intervenir, debe solicitar.

De esta manera quien no disponga del «totem» no puede intervenir en ese momento y debe solicitarlo, evitando de esta manera los «corrillos» y conversaciones alternativas.

Coste de la Reunión:

Este punto no se suele tener en cuenta, pero las reuniones además de tiempo, suponen un coste importante para el proyecto/organización, sobretodo aquellas a las cuáles asisten perfiles directivos.

Hay empresas que al entrar en la reunión, en la entrada a la sala además de aparecer la agenda y el tiempo máximo esperado, se indica el coste aproximado de esta reunión (teniendo en cuenta el coste/hora de los perfiles que asisten).

Imaginad el impacto visual, al entrar en una sala y ver «6.000 EUR» por una reunión de una hora, probablemente todos los asistentes harán un esfuerzo para intentar que sea lo más ejecutiva posible.

¿Conoces alguna otra técnica efectiva para la gestión de reuniones que puedas compartir?

No dudes en dejar tus comentarios abajo.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Conoces las diferencias entre Gestión Tradicional y Agile?

En el artículo de hoy quiero hablarte de las diferencias principales entre una gestión de proyecto tradicional (también conocida como waterfall) o una gestión Agile.

También quiero darte algunos consejos para que sepas en que casos te conviene utilizar una u otra, ya que como en otras áreas de la vida, no hay una solución mágica para todo.

Lo importante para un gestor de proyectos es contar con el mayor abanico posible de herramientas y conocimientos.

Esto nos va a permitir seleccionar los mejores planteamientos en cada caso y hacer un «tailoring» adecuado para cada proyecto, dependiendo las circunstancias.

Antes de comenzar a ver las diferencias entre una gestión de proyectos más tradicional o una basada en prácticas ágiles, me gustaría recordar que no es mejor una que otra, simplemente en algunos casos conviene usar una y en otros otra.

Diferencias principales entre la Gestión Waterfall y la Gestión Agile

Una de las principales diferencias en la gestión de proyectos empleando métodos ágiles es la elaboración progresiva.

En vez de realizar un análisis y planificación detallada al inicio del proyecto, vamos a ir trabajando en bucles (también conocidos como iteraciones o sprints)

La idea es poder adaptarse al cambio sin demasiada fricción.

Lo que se busca con la agilidad es obtener cuanto antes un producto mínimo viable que poder presentar al cliente y luego ir trabajando con incrementos de valor en cada ciclo o iteración.

No se da por válida una iteración si no aporta un valor añadido al producto del proyecto.

Después de cada iteración, se revisa lo que ha funcionado y lo que no para tenerlo en cuenta en las siguientes.

Este enfoque de elaboración progresiva basado en ciclos iterativos nos va a permitir responder al cambio mucho mejor y adaptarnos a sus consecuencias.

¿En que casos es recomendable la Gestión Agile vs la Gestión Tradicional?

Pues esto dependerá de cada situación, pero en términos generales, todos aquellos proyectos donde el alcance esté poco definido o sepamos que los cambios en el mismo van a ser muy frecuentes, tiene sentido aplicar prácticas ágiles.

Proyectos tipo desarrollo de software o de I+D son candidatos muy claros a utilizar un enfoque agile, pero no los únicos.

Realmente las prácticas e implementaciones ágiles más comunes como Scrum y Kanban, son aplicables a casi cualquier tipología de proyecto.

Por lo general vale la pena hacerse estas preguntas:

  • ¿Los requisitos y el alcance en general está bien definido y acotado por todas las partes?
  • ¿Hemos realizado un proyecto similar en el pasado y contamos con planes y lecciones aprendidas que nos pueda ayudar?
  • ¿Lo que hoy es cierto y está documentado será siguiendo cierto mañana?

Si las repuestas son positivas, apuesta por una gestión tradicional, bien planificada y por fases (waterfall) si las respuestas son negativas, opta por una gestión Agile.

¿Qué otros factores debo tener en cuenta?

Obviamente intervienen otros factores a tener en cuenta, como por ejemplo la cultura de la organización.

No es posible cambiar la manera de hacer las cosas de un día para el otro, y pasar de trabajar con un sistema de gestión tradicional a uno agile implica entre otras cosas: comunicar bien el cambio, entender el cambio y formar a las personas claves de la organización.

Si los puntos comentados en el párrafo anterior no se llevan acabo adecuadamente y dedican los recursos necesarios para apoyar la transformación, más que agilidad, estaréis implementando el caos en vuestra organización.

¡Quiero saber más sobre los métodos e implementaciones Agiles!

Espero que este artículo te ayude a entender las diferencias principales entre ambos sistemas de gestión y saber escoger el más apropiado según las circunstancias propias del proyecto y la organización.

Si quieres profundizar en estos temas, conocer que supone ser Agile, los marcos y métodos de referencia como Scrum, Kanban, XP y mucho más no dejes de revisar nuestro Curso Agile: PMI ACP + ScrumMaster, posiblemente el curso más completo del mercado para dar el salto a la agilidad.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

Retrospectiva ¿Qué es y qué no es?

La retrospectiva es necesaria en TODOS los proyectos sean ágiles o no.

Como concepto la retrospectiva es un momento de pausa, de reflexión, en el cuál el equipo se reúne para analizar como se están haciendo la cosas.

Investigar que ha funcionado, que no ha funcionado y como aplicar estas lecciones aprendidas para las próximas acciones.

Siempre vale la pena parar un momento «el tiempo» y pensar en como podemos mejorar.

Que NO debe ser una retrospectiva:

  • No debes ser una reunión sin sentido, donde se hablen de muchas cosas y no se tomen decisiones.
  • No debe ser una «caza de brujas», no se trata de buscar culpables, sino de buscar mejoras.

Que debería ser una retrospectiva:

  • Un momento de expresión abierta en un ambiente psicológicamente seguro.
  • Un lugar de co-creación, donde los participantes aporte su experiencia y puntos de vista.
  • Una reunión con un objetivo concreto: la mejora y aprendizaje continuo.

Habitualmente en las retrospectivas se suele dar respuesta a 3 preguntas básicas:

  • ¿Qué hicimos bien?
  • ¿Qué hicimos mal?
  • ¿Qué podemos cambiar o hacer distinto la próxima vez para mejorar?

¿Cómo podemos dinamizar una retrospectiva?

En el libro “Agile Retrospectives” de Esther Derby y Diana Larsen, se indican 5 pasos o etapas para la estructuración de las retrospectivas:

  • Preparar el escenario: El objetivo es lograr que las personas conozcan e internalicen los objetivos de la reunión y el tiempo programado.
  • Recolectar datos: Lograr capturar todos los puntos de vista, situaciones, hechos e información útil para analizar (potenciando la tormenta de ideas y la clasificación de las mismas).
  • Generar ideas: Comprender la situación del equipo y que surjan los hallazgos de posibles mejoras (para esto podemos usar diagramas tipo Fishbone y herramientas de mindmapping para profundizar en las ideas)
  • Action items: Elaborar una lista de acciones y elegir las más importantes para aplicarlas inmediatamente a nuestro trabajo.
  • Cerrar la retrospectiva: Dar por finalizado el proceso de análisis con el impulso y las ganas necesarias para realizar las acciones definidas.

Puedes ver diferentes dinámicas de grupos para gestionar las retrospectivas en tus proyectos aquí: Fun Retrospectives

Una de mis preferidas es el LSP (Lego Serious Play) que facilita la dinamización de este tipo de eventos y además es muy divertido 🙂

¿Utilizas las retrospectivas como herramienta de mejora en tus proyectos? ¿Qué técnicas aplicas para dinamizarlas?

Cuéntanos tus experiencias (buenas o malas) en la sección de comentarios abajo.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Project Management

La formación Agile más completa: PMI ACP + ScrumMaster

Como ya sabrás, las prácticas ágiles están de moda, son tendencia.

El problema, como con cualquier otra moda (por ejemplo la del coaching), es que hay mucho «humo» y cuesta discernir aquellas prácticas que realmente aportan valor.

Justamente con el objetivo de aportar valor, te presento la que posiblemente sea la formación Agile más completa que vas a encontrar: PMI ACP + ScrumMaster

Esta formación ya está disponible en formato intensivo presencial (Madrid/Barcelona) y también en formato Online.

¿Qué diferencia a esta formación de otros cursos de Scrum o Agile?

En la mayoría de cursos de Scrum, se habla únicamente de Scrum.. y Scrum no es Agile y Agile no es Scrum, me explico:

Una buena formación Agile, no debe centrarse únicamente en el marco de trabajo Scrum (eso sería quedarse con una visión muy sesgada y limitada de la realidad) sino en dotar al participante de una visión global de la agilidad, esto incluye los valores compartidos, las habilidades blandas, y otras capacidades que se le presuponen a un especialista Agile.

Y no solo eso, una buena formación Agile, tiene que darte una visión global de todas las prácticas actuales: Scrum, Kanban, XP, DSDM, etc

Esto es lo que pretendemos con nuestro curso PMI ACP + ScrumMaster, dotar a los participantes de una visión de 360 grados, global pero profundizando en los aspectos más importantes.

Una formación dinámica y participativa pero sin shows, humo, ni artificios: únicamente Agile en su estado más puro.

Esta formación se imparte en 2 formatos: presencial en 2 días (Viernes tarde y Sábado completo) o en formato online (sin horarios fijos, a tu ritmo).

Con esta formación estarás capacitado para superar los 2 exámenes de certificación Agile con más demanda en el mercado laboral:

  • PMI Agile Certified Practitioner (ACP) de PMI.org
  • Professional Scrum Master I (PSM I) de Scrum.org

Si quieres conocer el temario detallado, costes, fechas, etc no dejes de visitar la web del curso:

Formación PMI ACP + ScrumMaster

Próxima Convocatoria:

Madrid: Viernes 31 de Mayo y Sábado 1 de Junio

Barcelona: Viernes 28 y Sábado 29 de Junio

Online: Ya disponible, sin horarios, a tu ritmo

También puedes resolver cualquier duda sobre el curso o las certificaciones llamando al (+34) 932556175 estaré encantado de asesorarte personalmente.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

Objetivo 2019: Certificarte en Gestión de Proyectos (PMP|ACP|ScrumMaster)

Ya estamos en el 2019 un nuevo año y nuevos objetivos y retos por delante.

Enero es el mes en el que muchos de nosotros y muchas empresas dedicamos para marcar las nuevas metas a cumplir en el año que comienza.

Como ya sabrás el mercado laboral es cada vez más competitivo y la lucha por conseguir ese puesto soñado o ser el candidato elegido para liderar el nuevo proyecto puntero de la compañía es cada vez más complicado.

Nos pueden ayudar a conseguir esos objetivos muchos factores, tales como una buena experiencia profesional, el networking, el dominio de idiomas, etc

Pero aún dominando todo lo anterior, en muchas ofertas de trabajo nos encontraremos que nos piden certificaciones profesionales. Unas de las más demandadas en la actualidad son las de Gestión de Proyectos.

 

Las certificaciones en Gestión de Proyectos, tales como el PMP, CAPM, PMI ACP, PSM I, etc son útiles para profesionales de cualquier sector.

Muchos lectores y futuros alumnos me escriben o llaman preguntándome si son certificaciones enfocadas a ingenierías o carreras técnicas únicamente, nada más lejos de la realidad.

Entre mis alumnos cuento con profesionales de todos los sectores, desde la construcción, consultoría, marketing, abogacía, farma, etc

Resumiendo, las certificaciones de gestión de proyectos aportan valor a profesionales de cualquier sector, incluso para emprendedores que necesitan gestionar sus propios proyectos.

Al final, en estas formaciones y certificaciones, lo que se trabaja son las buenas prácticas, técnicas, herramientas y marcos de trabajo para implementar en el día a día y profesionalizar nuestra labor.

Dado que hay muchas certificaciones en el mercado, os recomiendo que leáis este artículo que escribí sobre que certificación elegir: ¿Qué certificación de gestión de proyectos me conviene?

Y si después de leer el artículo tienes cualquier duda o prefieres hablar conmigo personalmente para que te asesore, no dudes en escribirme o llamarme al  (+34) 932556175 estaré encantado de atenderte.

Nuestros alumnos nos escogen por la cercanía, profesionalidad y trato personalizado, puedes leer lo que opinan de nuestra formación aquí: Opiniones Cursos Gestión de Proyectos o también buscando por CEOLEVEL directamente en Google.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Ya sabes cuál es el ROI de gestionar la Felicidad en tus proyectos?

En el artículo de hoy quiero hablarte de un concepto que está bastante de moda: La felicidad en el entorno de trabajo y como esta puede afectar a la productividad de los empleados.

Ya en su momento, el Dr. Herzberg definió su teoría de factores higiénicos y factores motivacionales, donde nos quedaba claro que para estar motivados en el día a día, se han de cumplir previamente una serie de factores higiénicos: (ver más sobre la teoría de Herzberg aquí)

herzberg

Dicho esto, para hacer una buena gestión de la felicidad de nuestros empleados o miembros de equipo, nos tendríamos que plantear directamente, que les haría felices.

Esta primera pregunta es esencial, ya que no todo el mundo tiene los mismos valores o definiría la felicidad de la misma manera.

En todo caso, un aumento de salario no es un factor motivacional como muchos creen, sino un factor higiénico, además de tener un efecto temporal.

En muchas ocasiones la flexibilidad horaria, el «work from home» y la conciliación trabajo/familia, son puntos que ayudan y mucho a mejorar el ambiente de trabajo y potenciar la productividad.

También el crear un ambiente de trabajo colaborativo y abierto, no tóxico, en el cuál no se castigue el error sería un factor esencial (ver más sobre «team building» y el Caso Aristóteles de Google aquí)

Está comprobado que en las organizaciones donde hay más libertad horaria y se trabaja por objetivos y no por control de horas y «presentismo», el personal es mucho más productivo y feliz.

Tengo amigos que trabajan en empresas punteras, en las cuáles hay salas de juegos, billares, futbolines, zonas de descanso (donde incluso puedes echarte una siesta) y es más, en una de ellas, incluso te ofrecen que seas tu mismo quien decida el total de días de vacaciones que quieres tomarte, sin ningún limite.

Pues bien, curiosamente, el número de días de vacaciones que se toman, es igual o menor al de las empresas donde está marcado por normativa y regulado estrictamente.

Y no solo lo anterior, sino que a algunos de ellos les he preguntado cuantas siestas se han tomado este último año o cuantas partidas de billar han hecho.. y su respuesta ha sido unánime: «siestas 0» y «el billar se ha convertido en punto de reunión» para resolver temas relacionados con el trabajo en si mismo.

Pero lo mejor de esto, es que ha sido su propia decisión, no viene forzada por una política interna o por algún jefe o superior, sino que al tener libertad de lo que puedes hacer o no hacer, muchas veces, al sentirse uno valorado y sin un control excesivo, se tiende a trabajar más y ser más productivo.

Todo lo contrario al modelo de empresa tradicional, con control de entrada-salidas, descansos, en las cuáles cualquier excusa es buena para dejar de trabajar (café, zumo, cigarro, charlas de pasillo, reuniones que se alargan horas y son nada efectivas, etc).

Aquí entra el factor psicológico, si como empleado te sientes valorado, se cumplen tus factores higiénicos y tienes libertad para gestionar tu tiempo en base a unos objetivos comunes (tuyos, de equipo y de empresa), está claro que vas a rendir mucho más que no en ambientes de control absoluto y falta de auto-gestión y libertad.

En relación a estos puntos y con el objetivo de poder medir el resultado de las prácticas anteriores, algunas empresas innovadoras han implantado controles de felicidad, en los cuáles los empleados al salir de la oficina cada día, pueden hacer click en un botón indicando su grado de felicidad de ese día en particular:

felicidad empresarial

De esta manera se puede llevar un control diario, semanal, mensual.. del estado de felicidad de toda una organización y evaluar si algún cambio crítico (por ej, cambio en la gerencia o cambio de herramientas de trabajo) han afectado o influenciado en el nivel de felicidad del empleado.

El objetivo final de una correcta gestión de la felicidad es lograr mantener a las personas en un estado mental positivo que les permita realizar adecuadamente su trabajo y potenciar la productividad.

¿Tú que opinas? ¿Consideras importante gestionar la felicidad en tu empresa? ¿Conoces algún caso de éxito de implantación de estas prácticas?

Como siempre espero vuestros comentarios y aportaciones a la discusión.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

SCRUM MASTER: ¿Qué es y qué no es?

En el artículo de hoy, me gustaría clarificar el concepto de «Scrum Master», ya que aparece muchas veces mencionado en diversos foros pero no siempre se acaba de entender cuál es el rol de este perfil.

El Scrum Master es por definición un rol de Scrum.

Scrum es un modelo de referencia que define un conjunto de prácticas y roles, y que puede tomarse como punto de partida para definir el proceso de desarrollo que se ejecutará durante un proyecto.

No es el objetivo de este artículo definir Scrum, pero para aquellos que queráis tener nociones básicas sobre el tema, os recomiendo la lectura de este divertido post: «Explicando Scrum a mi abuela»

Volviendo al objeto del artículo, el Scrum Master, es justamente el responsable de asegurar que se cumplen las buenas prácticas y valores descritos en el modelo Scrum.

El Scrum Master tendría una figura similar a la de un coach/mentor que acompañará al equipo durante todo el desarrollo del proyecto y asegurará que se cumplan las buenas prácticas, actuando como un facilitador y solucionador de problemas.

Entre otras funciones, el Scrum Master debe:

  • Asesorar y formar a los diferentes miembros para trabajar de forma autoorganizada y con responsabilidad de equipo.
  • Moderar  las reuniones.
  • Resolver impedimentos que en el sprint pueden entorpecer la ejecución de las tareas.
  • Gestionar las “dinámicas de grupo” en el equipo.
  • Encargarse de la configuración, diseño y mejora continua de las prácticas de scrum en la organización.

Para ello necesitará trabajar sus habilidades blandas (soft skills), como lo son:

  • Habilidades de comunicación
  • Habilidades de gestión de equipos
  • Habilidades de motivación
  • Habilidades de negociación

Sin los anteriores soft skills, difícilmente un ScrumMaster podrá llevar a cabo correctamente sus tareas.

Aquellas personas que trabajan ejerciendo un rol de ScrumMaster o aspiran a ello, suelen obtener una certificación oficial de Scrum, siendo una de las más extendidas el Professional Scrum Master I de Scrum.org

Este certificado, acredita los conocimientos básicos sobre Scrum y el rol del ScrumMaster.

Para obtenerlo, es necesario superar un examen online (abonando previamente las tasas de 150$) de 80 preguntas tipo test y una hora de duración.

Si se responden correctamente más del 85% de preguntas se obtiene al instante la certificación PSM I de Scrum.org, altamente demanda en el mercado laboral.

Si os interesa conocer más sobre Scrum y otros modelos y frameworks ágiles, hemos diseñado un curso Agile, que te permitirá en apenas 1 mes de estudio, obtener una doble titulación:

Estas 2 certificaciones están muy demandadas en los portales de trabajo y suelen ser un «must» en cualquier perfil relacionado con la gestión y una perfecta herramienta para destacar en los procesos de selección y no morir en los «filtrados» de los equipos de RRHH.

Este curso disponible en formato presencial y también online te proporcionará una visión global de la filosofía de trabajo subyacente tras la agilidad y los métodos y frameworks ágiles más usados en la actualidad.

Y si estás certificado como PMP, este curso te facilitará 21 PDUs para ayudarte a mantener en buen estado la certificación.

Puedes obtener más información de este curso Agile en el siguiente enlace: Curso Agile (Scrum Master + PMI ACP) 

Para más información o resolución de dudas, podéis contactarme a través de la web o en mi correo: [email protected]

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

 

PMP/CAPM, Project Management

¿Qué certificación de Gestión de Proyectos me conviene más?

En el artículo de hoy, voy a intentar dar un poco de luz sobre el tema de las certificaciones profesionales en gestión de proyectos.

Cada vez más son los profesionales que se interesan por afianzar sus conocimientos y de alguna manera «formalizar» su experiencia y trayectoría profesional obteniendo una certificación en gestión de proyectos.

Muchas veces, el problema o la dificultad radica en saber detectar cuál es la certificación más adecuada para cada uno, y es que, no hay una respuesta universal.

La certificación a elegir dependerá entre otras cosas, del sector profesional, la experiencia acumulada, la necesidad, el objetivo a conseguir, etc

Por ello he considerado interesante y necesario el redactar este artículo para dar algunas pautas a todos aquellos que estéis en esta situación, y espero que la lectura del mismo os ayude a tomar la mejor decisión para vuestras carreras profesionales.

Si tienes poca o ninguna experiencia en gestión de proyectos:

En el caso de tener poca o ninguna experiencia en gestión, pero si interés en introducirte en este apasionante mundillo, la certificación que aplicaría es el CAPM – Certified Associate in Project Management.

Esta certificación internacional del PMI (Project Management Institute) está justamente pensada para aquellos profesionales que quieren dedicarse a la gestión de proyectos, pero aún no tienen la experiencia/conocimientos necesarios.

Para obtener esta certificación, se han de demostrar 23h de formación en gestión de proyectos y superar un examen tipo test de 150 preguntas en 3 horas.

Obtener la certificación CAPM es una muy buena vía de entrada a la gestión de proyectos y puede marcar un antes y un después en tu carrera profesional.

Si ya tienes experiencia como gestor de proyectos:

En este segundo caso, para aquellos profesionales con experiencia (+3 años) gestionando proyectos, lo que conviene es obtener una certificación que acredite de alguna manera esta experiencia, además de los conocimientos adquiridos a lo largo de la trayectoría profesional.

En este caso, la certificación con más demanda a nivel laboral y con más reconocimiento y prestigio internacional es el PMP – Project Management Professional.

Para obtener esta certificación se deben cumplir una série de requisitos (mínimo 3 años de experiencia) y 35h de formación en gestión de proyectos, y superar un examen tipo test de 200 preguntas en 4h.

Podéis leer más información y detalle sobre los pasos necesarios para ser PMP en este otro artículo que redacté hace unas semanas: 7 Pasos para obtener tu Certificado PMP

Si ya eres CAPM o PMP y buscas ampliar tus conocimientos/obtener nuevas certificaciones:

En el caso de ya estar certificado como CAPM o PMP, existen opciones de formación complementaria, algunas de ellas muy interesantes como el PMI ACP – Agile Certified Practitioner.

Este certificación es la que más crecimiento está teniendo en los EEUU y si bien originalmente estaba más enfocada a proyectos de IT, cada vez más se está aplicando a otros sectores.

Muestra de ello es que en la próxima edición del estándar de gestión de proyectos: PMBOK Sexta Edición, se incluirá un anexo con el enfoque «agile» al final de cada área de conocimiento.

En la certificación PMI ACP se cubren los diferentes frameworks y métodos ágiles existentes como por ejemplo Scrum,Kanban,XP, etc

Una de las ventajas de obtener la certificación PMI ACP es que en el proceso se estudia el framework Scrum en profundidad por lo que podemos optar a otras certificaciones como PSM I (Professional Scrum Master) con relativa facilidad.

__

Si tienes cualquier duda o prefieres hablar conmigo personalmente para que te asesore, no dudes en escribirme o llamarme al  (+34) 932556175 estaré encantado de atenderte.

Nuestros alumnos nos escogen por la cercanía, profesionalidad y trato personalizado, puedes leer lo que opinan de nuestra formación aquí: Opiniones Cursos Gestión de Proyectos o también buscando por CEOLEVEL directamente en Google.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

 

PMP/CAPM, Project Management

Scrum y 40 Métodos Ágiles – ¿Los conoces todos?

Scrum no es ni de lejos el único framework ágil, aunque si uno de los más extendidos y conocidos.

El artículo de hoy ha sido inspirado por otro publicado en el blog de la consultora Deloitte: Navigating the Agile Landscape

Este artículo ha sido muy comentado en las redes, y aparte de algunas críticas recibidas por la complejidad de los mapas visuales mostrados (se supone que todo lo ágil debe de ser fácil de usar), me ha parecido un interesante y completo resumen.

Ser ágil hoy en día no es tan sencillo como seguir un único método o framework como Scrum, para conseguir el éxito en un proyecto, se necesita, como muchas veces he comentado en mis artículos, «hacer un traje a medida», es decir utilizar el método o técnica apropiado para solucionar el problema en particular con el que nos encontramos.

Por lo tanto una correcta y exitosa gestión de proyectos hoy en día, requerirá del uso combinado de diferentes técnicas, modelos o frameworks, ágiles y tradicionales así como de la experiencia en gestión del Project Manager y su equipos para conseguir los objetivos marcados.

Os dejo a continuación, el «famoso» mapa de la agilidad creado por el equipo de Deloitte:

Pódeis ver el mapa en movimiento con las diferentes capas incluidas en el post original que os adjuntaba al inicio del artículo.

Hace no mucho escribí en el blog un artículo sobre los 3 métodos ágiles más conocidos: Scrum, XP, Kanban, pero no son ni mucho menos los únicos frameworks existentes en el mercado, habiendo más de 40 (incluyendo algunas modificaciones de los originales).

Me ha parecido interesante adjuntaros también este SlideShare de Craig Smith, donde se describen estos métodos y frameworks, entre ellos Scrum, de manera resumida:

 

Si os interesa la agilidad, y quéreis conocer los diferentes métodos y técnicas ágiles que existen a día de hoy, a la vez que obtener 2 importantes y reconocidas certificaciones profesionales como son PMI ACP (Agile Certified Practitioner) y PSM I (Professional Scrum Master) no dejéis de consultar el Curso Online Agile.

El curso online Agile facilita también 21 Technical PDUs para aquellos que ya tengáis alguna certificación profesional del PMI.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

3 Modelos de Gestión para Proyectos Ágiles

El uso de métodos ágiles como una aproximación a la gestión de proyectos se ha incrementado exponencialmente en los últimos años.

Los estudios del PMI (Project Management Institute) han demostrado que el uso de la agilidad se ha triplicado en los últimos años.

Si bien el uso de metodologías ágiles encaja perfectamente para el desarrollo de software, hoy en día se aplica en muchos otros sectores, siendo la tendencia actual el combinar los métodos de gestión más tradicionales con las nuevas técnicas ágiles.

3modelos_agile

Dicho esto os quiero hablar hoy de los 3 modelos de gestión para proyectos ágiles más usados en la actualidad: Scrum, XP y Kanban

Comencemos con el más conocido y extendido: Scrum

Scrum es un marco de referencia y metodología de gestión de proyectos con un enfoque ágil, especialmente útil en proyectos de desarrollo de software, pero también portable a otro tipo de proyectos y sectores.

Scrum está especialmente indicado para proyectos en entornos complejos, donde se necesita obtener resultados pronto, donde los requisitos no están bien definidios o sujetos a variabilidad y donde la innovación, la competitividad, la flexibilidad y la productividad son fundamentales.

 scrum_agile

Scrum se basa en bloques temporales cortos y fijos (iteraciones), cada iteración debe proporcionar un resultado completo, un incremento del producto final.

Si quieres saber más sobre SCRUM y su funcionamiento, puedes leer este entretenido artículo: Explicando Scrum a mi abuela

Otro método muy utilizado es XP (eXtreme Programming):

La programación extrema se diferencia de las metodologías tradicionales principalmente en que pone más énfasis en la adaptabilidad que en la previsibilidad, algunas características de este método:

  • Desarrollo iterativo e incremental: Llevar a cabo pequeñas mejoras, unas tras otras.
  • Pruebas unitarias continuas: Frecuentemente repetidas y automatizadas
  • Programación en parejas: Se recomienda que las tareas de desarrollo se lleven a cabo por dos personas en un mismo puesto.
  • Frecuente integración del equipo de programación con el cliente o usuario: Se recomienda que un representante del cliente trabaje junto al equipo de desarrollo.
  • Corrección de todos los errores antes de añadir nueva funcionalidad: Hacer entregas frecuentes.
  • Refactorización del código: Reescribir ciertas partes del código para aumentar su legibilidad y mantenibilidad pero sin modificar su comportamiento.

Finalmente otro enfoque para la gestión de proyectos ágiles, es el método Kanban:

El término «kanban» proviene del japonés, donde «Kan» significa visual y «Ban» tarjeta o tablero. El sistema Kanban se deriva de los sistemas de producción «lean» usados en Toyota.

kanban_agile

La metodología de desarrollo Kanban limita en trabajo en progreso (WIP -Work in progress) para ayudar a indentificar incidencias y minimizar al máximo los costes asociados con los cambios durante el desarrollo.

El método Kanban tiene asociadas las siguientes características:

Visualizar:

  • Visualizar el flujo de trabajo y hacerlo visible es la base para comprender cómo avanza el trabajo. Sin comprender el flujo de trabajo, realizar los cambios adecuados es una tarea compleja.

Limitar el trabajo en curso:

  • Como hemos mencionado antes, limitar el WIP (Work in Progress) nos ayuda a identificar problemas y minimizar el impacto económico de posibles cambios durante el desarrollo.

Dirigir y gestionar el flujo:

  • Se debe supervisar, medir y reportar el flujo de trabajo a través de cada estado.

Hacer las Políticas de Proceso Explícitas:

  • Configurar las reglas y directrices del trabajo. Entender las necesidades y asegurarnos de seguir el flujo y las reglas correctamente. Las reglas definirán cuando y por qué una tarjeta debe pasar de una columna a otra.

Utilizar modelos para reconocer oportunidades de mejora:

  • Cuando los equipos tienen un entendimiento común de las teorías sobre el trabajo, el flujo de trabajo, el proceso y el riesgo, es mucho más fácil que pueda proponer oportunidades de mejora.

Estos 3 métodos son los más usados actualmente para gestionar proyectos ágiles, si quieres profundizar en ellos y saber más sobre la filosofía Agile, te recomiendo el Curso Online Agile

Con este curso online aprenderás sobres estos métodos y podrás preparar eficazmente las certificaciones Agile oficiales del PMI (PMI ACP) y Scrum.org (PSM I), adicionalmente si ya eres PMP (Project Management Professional) te otorgará PDUs con las que poder mantener en buen estado tu certificación.

Si tienes cualquier duda o quieres que te amplíe información, no dudes en contactarme.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP