PMP/CAPM, Project Management

¿Conoces las nuevas tipologías de preguntas de los exámenes del PMI?

Como ya sabrás si eres lector habitual de mi blog, el PMI está en plena fase de renovación, desde su branding, cambio de centros examinadores, pasando por los nuevos contenidos del examen PMP.

Lo que quizás no sepas es que en los nuevos exámenes del 2020 van a cambiar no solo los contenidos, sino también la tipología de preguntas.

Hasta ahora, todos los exámenes del PMI, seguían el mismo formato: 1 enunciado, 4 respuestas, 1 única respuesta válida

Pues bien, esto va a cambiar a lo largo del 2020, comenzando por el examen CAPM y luego posiblemente el resto de certificaciones del PMI.

3 Nuevos Tipos de Preguntas

  1. Preguntas de «matching» o «drag and drop» : Este nuevo tipo de preguntas, implicará que tengas que «conectar» la información de 2 listas (por ej: relacionar áreas de conocimiento y sus procesos) o tener que ordenar los procesos adecuadamente.
  2. Preguntas «multi-choice»: Este tipo de preguntas incluirán más de una respuesta correcta, y deberás marcar todas ellas adecuadamente para que la respuesta sea válida.
  3. Preguntas multimedia: El tipo de preguntas más novedoso, que supondrá el incluir audios/vídeos en las preguntas, que tendrás que visionar para poder luego responder correctamente.

Aún es pronto para saber como afectará esto a la dificultad del examen y al sistema de evaluación del mismo, pero lo que está claro es que supondrá un antes y un después en la forma de evaluar a los candidatos.

Recordar que con efecto inmediato y debido al cambio de proveedor de exámenes (de Prometric a Pearson/VUE) ya no será posible realizar el examen en papel, y solo queda la opción de examen computerizado.

El examen será siempre presencial para el PMP y con la opción de realizarlo online (con tutor vía webcam) para el CAPM.

Si quieres saber más sobres los cambios recientes en el PMI, puedes consultar mis otros artículos:

No dejes de seguir mi blog para estar al día de las novedades en los exámenes, nuevas tendencias en gestión de proyectos, liderazgo y negociación.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

3 Factores Clave para Alcanzar el Éxito en tus Proyectos

Como ya sabrás hay muchos factores que pueden afectar al éxito o al fracaso de un proyecto.

En el artículo de hoy quiero destacar 3 factores que en mi opinión son claves para ayudarte en el objetivo de alcanzar el éxito.

Antes de nada, deberíamos entender que determina que un proyecto se defina como exitoso o no.

En términos generales, aquellos proyectos que cumplen con el alcance, el tiempo, el presupuesto y la calidad tal y como se había planificado, se denominan proyectos exitosos.

A esto habría que añadir la parte más «emocional», es decir, que hayas conseguido tus objetivos pero con una buena gestión del equipo y de los interesados (no me vale que un proyecto se defina como exitoso si el equipo ha trabajado 12h/día o hemos acabado enfadados con el cliente).

Dicho lo anterior, los principales factores clave para el éxito son los siguientes:

Compromiso de la alta dirección:

Uno de los puntos principales al iniciar un proyecto, es que se comunique adecuadamente, que todas las partes desde las capas directivas a los mandos intermedios (por ej: directores funcionales) entiendan la razón de ser (el business case) del proyecto.

Esto muchas veces se obvia o no se hace adecuadamente y luego vienen los problemas. El proyecto puede ser algo en lo que tú personalmente tengas mucho interés, pero quizás otros departamentos se vean afectados y no entiendan tan «positivamente» el impacto del proyecto.

Especialmente tenemos que dedicar esfuerzos al inicio del proyecto y en comunicar los detalles adecuadamente a lo principales interesados, especialmente aquellos que tenga mucho poder y poco interés (estos son los que nos pueden bloquear el proyecto).

Adicionalmente tenemos que asegurarnos que las capas directivas entienden el «business case» del proyecto, su valor, el ROI, el coste de oportunidad del mismo, etc para que cuando hayan problemas, podamos acudir a ellos y recibir soporte y no encontrarnos puertas cerradas.

Metodología de Trabajo / Elección del Lider de Proyecto

Esto tiene que ver con el concepto de «Tailoring» del que ya he hablado en este blog en otra ocasiones. Se trata de seleccionar y adaptar las mejores herramientas y enfoques para cada proyecto.

¿Verdad que el enfoque, herramientas y equipo de una operación a corazón abierto no son las mismas que para una operación ocular? Pues lo mismo sucede en la gestión de proyectos.

Probablemente no usarás el mismo enfoque, herramientas y equipo para un proyecto de 3 meses de desarrollo de un software de contabilidad que para un proyecto a 5 años vista de construcción de dos torres gemelas de 100 plantas en Dubai.

Por lo tanto, el enfoque ya sea más tradicional o más adaptativo tiene que ir de la mano de la complejidad del proyecto, su nivel de incerteza y riesgo, la criticidad del mismo, etc

Involucrar a toda la organización

Este punto está muy relacionado con el primero y con la comunicación del proyecto.

Una vez el proyecto es entendido por todas las partes interesadas, es importante gestionar los intereses de estas partes, hacerlos partícipes del proyecto que se sientan como «Partners» del mismo.

Un error común es avanzar por nuestra cuenta, sin preocuparnos mucho del resto de interesados, cuando justamente son ellos los que nos van a permitir avanzar, aportando información, conocimiento y desbloqueando problemas que nos vayamos encontrando.

Por lo tanto involucrar desde el inicio a todas las partes interesadas del proyecto y mantener el contacto continuo con una correcta comunicación y seguimiento de sus expectativas, es otro de los factores claves para el éxito del proyecto.

¿Estás de acuerdo con estos 3 factores claves? ¿Añadirías alguno más que consideres importante?

Tus comentarios como siempre serán bien recibidos! 🙂

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Project Management

Agile Coach ¿Por qué lo necesito en mi organización?

Hoy os quiero hablar sobre el perfil de Agile Coach.

El hecho que me haya decidido a hablaros sobre ello, es que está de moda y es un rol cada vez más demandado en muchas organizaciones en proceso de transformación Agile.

No es un término nuevo (ni Agile, ni Coaching lo son) ciertamente ya en 1999 Kent Beck define el rol de Coach en su libro sobre sobre Extremme Programming (XP).

¿Pero qué es un Agile Coach?

Un Agile Coach es un rol dentro de la organización, es un acompañante y agente del cambio, para aquellas empresas que están en proceso de transformación.

agile coach

Adoptar el «mindset» o filosofía de trabajo agile no es fácil, no es algo que se lleve a cabo en unas semanas. Como todo cambio a nivel de organización, requiere de un análisis previo, una gestión del cambio, incluyendo un buen plan de comunicaciones.

Es un cambio que afectará a diferentes capas de la organización y por lo tanto debe gestionarse adecuadamente.

Es aquí donde aparece el perfil de Agile Coach, como una figura facilitadora y acompañante del cambio.

¿Qué características debe tener un Agile Coach?

Pues un buen Agile Coach deberá tener dos áreas de conocimiento bien maduradas:

  1. La área del Coach: Ha de ser alguien con capacidad de observar, acompañar y facilitar el cambio a nivel de organización. Por lo tanto ha de conocer el lenguaje de negocio y empresarial, así como entender sus procesos internos. Es decir debe tener conocimientos de coach y conocimientos de empresa.
  2. La parte Agile: Además de lo anterior ha de tener conocimientos profundos sobre Agile, para ello debe conocer bien los marcos de referencia y saber cuando y como deben aplicarse.

Idealmente un buen Agile Coach combinará estas dos áreas al 50/50 y actuará como elemento integrador y gestor del cambio en la organización, acompañando en todo el proceso: observando, facilitando y recomendando acciones.

¿Cuáles son los riesgos del Agile Coach?

Es un perfil complejo, tiene similitudes en algunos puntos con el ScrumMaster pero no es lo mismo, ni tan siquiera es como algunos piensan una evolución de este último.

El Agile Coach está más cerca de la organización, es un rol de mas alto nivel, el Scrum Master está más cerca del equipo de desarrollo.

Eso no quiere decir que un buen ScrumMaster no pueda ser un buen AgileCoach si tiene las aptitudes necesarias para ello.

Uno de los principales riesgos es contratar a un Agile Coach sin experiencia, que no domine las 2 áreas principales (la del coach y la de agile). Esto puede provocar que más que aportar soluciones y ser un gestor del cambio, acabe siendo todo lo contrario y genere más caos que orden.

¿Cómo me preparo para ser Agile Coach?

Mi recomendación para aquellos que quieran ser acompañantes del cambio en las organizaciones es que se formen y hagan madurar sus «habilidades blandas» tales como la empatía, escucha activa, liderazgo, habilidades de negociación, comunicación y oratoría, sin olvidarnos de las «habilidades duras» que en este caso sería el conocimiento en profundidad de los marcos de trabajo Agile y el «mindset» subyacente.

Una buena manera de trabajar estas habilidades y obtener los conocimientos para poder llegar a tener las habilidades correctas es la formación.

Un curso muy completo y orientado a adquirir/reforzar estas capacidades sería la formación Agile : PMI ACP + ScrumMaster.

Ya son muchos los coaches que hemos formado, reforzando la parte «Agile» y el conocimiento de los diferentes marcos de trabajo.

Si deseas que te facilite más información no dudes en contactarme.


Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

Aires de Renovación en el PMI (incluido nuevo Branding)

El PMI (Project Management Institute) fue fundado en el 1969 por un grupo de 40 voluntarios como organización sin ánimo de lucro.

A finales del 1990 se publicó la primera edición del PMBOK (Project Management Body of Knowledge)

La organización fue creciendo rápidamente hasta convertirse ya en el 2011 en la más grande e importante a nivel mundial

Con su sede central en Pensilvania (EEUU) tiene 3 objetivos principales como organización:

  • Formular estándares profesionales en Gestión de Proyectos.
  • Generar conocimiento a través de la investigación
  • Promover la Gestión de Proyectos como profesión a través de sus programas de certificación.

Este año el PMI cumple su 50 aniversario y con ello se anuncia un importante rebrading, que ya ha afectado a todo el site oficial del PMI, tal y como podéis ver en PMI.org

Este importante cambio de imagen viene acompañado de otros muchos cambios como por ejemplo:

  • Nuevo examen PMP anunciado (con cambios tanto en contenido como en mecánica del examen)
  • Nuevo PMBOK en desarrollo (Séptima Edición)
  • Nuevo logo y página web

La idea del PMI es seguir creciendo y ser la organización de referencia en cuanto a gestión de proyectos se refiere, para ello además del cambio de imagen se está haciendo un esfuerzo importante en cubrir todos los enfoques de gestión desde los más predictivos a los más adaptativos.

Justamente el cambio de examen y la nueva edición de PMBOK están orientado a este nuevo enfoque, dando mayor importancia al «tailoring» o adaptación de las herramientas/técnicas/procesos necesarios a usar dependiendo de la situación y contexto.

La nueva imagen del PMI.org es esta:

A mi personalmente me gusta mucho, y considero que es mucho más «fresca» que la anterior, pero como siempre, es cuestión de opiniones y gustos personales.

Los símbolos de la imagen no han sido escogidos al azar y tienen que ver con el nuevo enfoque y los valores del PMI:

Desde mi punto de vista, creo que estos cambios van a favorecer a toda la comunidad, dado que el objetivo final es que no nos centremos tanto en procesos y herramientas, sino también en las personas con especial foco en entregar valor a la organización.

¿Tu que opinas? ¿Crees que el nuevo branding refleja los valores compartidos por los gestores de proyectos? ¿Crees que los cambios y enfoques del «nuevo» PMI van por buen camino?

Como siempre tus opiniones y comentarios serán bienvenidos!

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

Aberraciones de la «moda» Agile | No todo lo que brilla es oro

En el artículo de hoy quiero profundizar en algunos conceptos o ideas erróneos que circulan por las redes.

Antes de nada el concepto «moda» lo he puesto entre comillas, ya que no considero la Agilidad una moda (lleva muchos más años en el mercado de lo que muchos piensan), pero si que está de moda.

Como toda tendencia ha generado un «boom» de formaciones, certificaciones, proyectos de cambio en las organizaciones, PMO Agiles, etc

Pues bien, si todo lo de arriba ha servido para que nuestros proyectos aporten más valor y se hayan optimizado los procesos y herramientas de trabajo, entonces nada más que decir, adelante con ello si te funciona.

Pero si no es el caso, si no te está aportando valor, ¿tiene sentido continuar con ello simplemente por que es tendencia y a otros les funciona? Creo que esta pregunta es fundamental y muchos ni se la plantean.

¿Que está sucediendo en el mercado? Pues como lo Agile está de moda y es tendencia se está saturando y desvirtuando, aquí es donde aparece el concepto de «fake agile»

Es fácil encontrarse con lo siguiente:

  • Proyectos ágiles con contratos a precio fijo (llaves en mano)
  • Quien afirma que Scrum es Agile y Agile es Scrum o no distingue la diferencia entre ambos conceptos
  • Quien considera que Project Manager = Scrum Master independientemente de los skills o aptitudes que pudiera tener
  • Scrum Masters de titulín que hace 6 meses eran programadores y ahora son «excelentes gestores emocionales» sin formación alguna, más que un curso de día y medio con el certificado de turno.
  • Agile Coaches que predican el cambio en las organizaciones a base de PPTs, juegos y mucho LEGO, sin aportar experiencia, lo que suele dejar más problemas que soluciones.
  • Ofertas de trabajo que buscan «Project Managers Juniors Agile»
  • Empresas que dicen que aplican Scrum y luego te das cuenta que no hacen seguimientos, ningún tipo de daily , ni retrospectivas.

Y un sin fin más de afirmaciones erróneas o con conceptos aberrantes.

A mi personalmente lo que mas me «duele» es escuchar cada dos por tres la frase de «El PMP está obsoleto, ahora los proyectos se gestionan todos con Scrum»

Esta simple afirmación tiene tantos errores conceptuales juntos, que si te paras a pensar te puede explotar la cabeza..

  1. El PMP no es más que una certificación del PMI, ni es un método de trabajo, ni una filosofía, ni un estándar: es un examen. En tal caso se debería hablar del estándar en el que se basa mayormente esta certificación: el PMBOK.
  2. Se compara un estándar internacional reconocido en gestión de proyectos como es el PMBOK que recoge desde hace muchos años las mejores prácticas del sector, con un marco de referencia agile como es Scrum (es decir están mezclando peras con manzanas)
  3. Ni mucho menos todos los proyectos se gestionan con Scrum, ni tan siquiera tiene sentido aplicar Scrum en muchos casos.
  4. El PMBOK ya en su Sexta Edición reconoce la utilidad de las prácticas ágiles bajo ciertas circunstancias y aparece el concepto de «tailoring» donde se indica que dependiendo de las circunstancias tendrá más sentido aplicar un enfoque u otro.

Yo personalmente recomendaría a cualquier profesional del área de gestión de proyectos, independiemente del sector, conocer el estándar PMBOK, aunque luego vayas a trabajar como ScrumMaster.

Esta recomendación anterior la hago desde mi experiencia, teniendo en cuenta que el PMBOK te habla de integración, te habla de gestión de costes, te habla de gestión de riesgos, de la calidad en el proyecto, el proceso contractual y de adquisiciones, etc

Conceptos los anteriores que son básicos para cualquier profesional del sector y sin los cuáles vas a ir muy perdido en un ambiente empresarial (a no ser que los hayas ido adquiriendo a base de experiencia a lo largo de los años).

En un curso de Scrum, te van a explicar el marco de referencia Scrum y de lo de arriba en muchos casos ni se va a mencionar.

Esto nos deja con perfiles sin experiencia en gestión, que hacen una formación de Scrum, y al día siguiente ya están aconsejando a empresas en como hacer la gestión del cambio de entornos tradicionales a ágiles sin tan siquiera haber gestionado nada en toda su carrera profesional.

Y lo peor, las empresas que los contratan a ciegas con la esperanza de poder ponerse cuanto antes el «sello Agile» en sus proyectos y estar «a la moda».

Precisamente un ScrumMaster debería ser un perfil con cierta experiencia, con sólidos conocimientos de gestión y sobretodo y por encima de todo esto, un buen nivel de «habilidades blandas» o «soft skills» para poder acompañar al equipo y desbloquear problemas.

Dicho lo anterior ¿Qué opinas de la «moda» Agile? Te has encontrado en tu día a día con situaciones similares a las que describo en este artículo?

Como siempre tus opiniones y comentarios serán bien recibidos.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

Negocios en Perspectiva: Los retos en las organizaciones (Parte 2)

Continuando con el artículo de la semana pasada donde publicamos nuestro primer Podcast, hoy te hago entrega de la segunda parte.

Para los que os perdisteis la primera (podéis acceder al misma aquí) fuimos invitados al Podcast «Negocios en Perspectiva» que lidera Alex Kroger (@alexplkr) y en el cuál se tratan temas de actualidad como lo son la gestión de proyectos, la innovación, la formación, etc

En este podcast de periocidad mensual, Kroger va invitando a diferentes perfiles profesionales: emprendedores, psicólogos, profesores, directores de empresas, etc

En esta segunda parte del podcast profundizamos aún más en los temas que iniciamos la semana pasada y afrontamos los retos de las organizaciones en materia de transformación digital, gestión de proyectos, adaptación al cambio y mucho más!

–> Escucha ahora el Podcast en Youtube: Negocios en Perspectiva #13

También disponible en Ivoox: http://bit.ly/2L8wDMF

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP y Javier Pérez, PMI ACP, PSM I

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

Negocios en Perspectiva: Los retos en las organizaciones

El artículo de hoy va a ser un poco diferente a lo habitual, ya que además de leerlo, vas a poder escucharlo 🙂

Hemos sido invitados al Podcast «Negocios en Perspectiva» que lidera Alex Kroger (@alexplkr) y en el cuál se tratan temas de actualidad como lo son la gestión de proyectos, la innovación, la formación, etc

En este podcast de periocidad mensual, Kroger va invitando a diferentes perfiles profesionales: emprendedores, psicólogos, profesores, directores de empresas, etc

En esta ocasión, nos ha invitado a participar al equipo de CEOLEVEL, para hablar sobre varios temas, que se han repartido en dos episodios (#12 y #13), hoy se publica el primero y la semana que viene estará disponible la segunda parte.

En estos dos episodios hablamos sobre gestión de proyectos, tradicional y agile (diferencias y virtudes).

También hablamos sobre los retos principales que afrontan las organizaciones, tales como la transformación digital, adaptación al cambio, seguridad, innovación y cultura empresarial, etc

Os dejo el link y espero que disfrutéis escuchándolo tanto o más como nosotros hemos disfrutado grabándolo 🙂

Como siempre cualquier comentario o aportación será bienvenido.

–> Escucha ahora el Podcast: Negocios en Perspectiva #12

Nota: Recuerda, la semana que viene tendrás el siguiente capítulo disponible, donde profundizaremos más en los temas tratados en este primer capítulo, así que te animo a suscribirte al Podcast.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP y Javier Pérez, PMI ACP, PSM I

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

«Tailoring» El secreto del éxito en tus proyectos

Hay muchos factores que pueden afectar positivamente o negativamente al éxito de un proyecto, entre los más destacados podríamos incluir:

  • Compromiso de la alta dirección
  • Correcta elección de la metodología y el equipo de gestión
  • Involucración de los interesados

Todos estos puntos son claves para llevar a cabo un proyecto exitoso, entiendo como tal aquel proyecto que acaba con el alcance, tiempo y coste esperados, entregando un resultado de calidad y con la satisfacción del cliente.

¿Gestión tradicional o Agile?

Últimamente se viene hablando mucho de las prácticas ágiles y como estas pueden ayudar a entregar valor y en muchos casos se menosprecia la gestión más tradicional por fases o waterfall.

Desde mi punto de vista, no hay ganadores ni perdedores en la batalla del método de gestión infalible, ya que como tal no existe.

Pero si que existe el buen gestor de proyectos, con experiencia, con visión, con soft skills trabajadas a lo largo de los años, con buen juicio, con ética e integridad.

Con esto quiero decir, que como he mencionado al inicio del artículo, uno de los puntos principales es la elección de un buen equipo de gestión.

Un gestor de proyectos que tenga la experiencia suficiente para gestionar la complejidad del proyecto.

Una complejidad que se puede dar a muchos niveles:

  • Gestión de los procesos
  • Gestión de las relaciones humanas
  • Gestión de la incerteza (riesgo)

Para gestionar un proyecto complejo, necesitaremos contar con un director de proyecto experimentado, que conozca bien las diferentes herramientas y métodos de gestión (tradicional y agile).

Alguien con la capacidad de elegir el mejor enfoque en cada momento, dependiendo de factores tales como:

  • Nivel de definición del alcance
  • Nivel de variabilidad en los requisitos
  • Criticidad del Proyecto
  • Deadlines de tiempo y coste
  • Complejidad del Proyecto
  • Cultura Empresarial
  • Experiencia del equipo
  • Etc

Analizando todos estos y otros muchos factores, un buen gestor de proyectos debería ser capaz de hacer un «tailoring» adecuado al proyecto.

Con el concepto de «tailoring» me refiero a la capacidad de escoger los mejores métodos y herramientas para gestionar los diferentes niveles de complejidad del proyecto.

Y no solo escogerlos, sino adaptarlos a la realidad del proyecto. Esta adaptación de las herramientas y los procesos de gestión son desde mi punto de vista un factor determinante en el éxito de un proyecto.

Al igual que no es lo mismo comprarse un traje de oferta en unos grandes almacenes que ir a una sastrería y que te diseñen uno a medida, tampoco se puede dar una solución perfecta para todo tipo de proyectos.

Es aquí donde la experiencia y el buen hacer del «sastre» marcarán la diferencia en la calidad del resultado final.

¿Qué conocimientos debería tener todo Gestor de Proyecto?

Dicho esto, un buen profesional debería tener una combinación de experiencia y conocimientos técnicos, más un conjunto de habilidades blandas bien trabajadas.

Yo personalmente recomendaría:

  • Certificarse como PMP o CAPM: Esto dará una base de conocimiento completa el profesional: Buenas prácticas, vocabulario y estructura mental.
  • Certificarse en Agilidad: Conocer el «mindset» Agile y las diferentes herramientas, prácticas y marcos de referencia tales como Scrum, Kanban, XP
  • Potenciar y formarse en habilidades blandas: empatía, inteligencia emocional, oratoria, persuasión, liderazgo, negociación, etc

Los puntos anteriores los recomendaría a cualquier profesional que esté ejerciendo como director de proyecto o aspire a ello.

Limitarse a «vivir» de la experiencia sin formarse o quedarse solo con una visión de la gestión (ya sea la tradicional o la agile), será negativo dado que no permitirá realizar un buen «tailoring» o «traje a medida» para el proyecto, al desconocer parte de las opciones disponibles.

¿Tú que opinas? ¿Añadirías alguna otra recomendación?

Como siempre, tus comentarios son más que bienvenidos en la sección dedicada a los mismos al final de este artículo.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Por qué muchas empresas fallan al implementar SCRUM?

Siguiendo la línea de mi post anterior: ¿Conoces las diferencias entre gestión tradicional y agile? os traigo este nuevo artículo.

Hoy analizaré los principales puntos de fallo de las implementaciones de Scrum en las empresas.

Como sabrás (en caso contrario lee el artículo anterior) Scrum es un marco de referencia agile.

Scrum nos permite una adecuada gestión de la complejidad en proyectos donde el alcance/requisitos y/o tecnología no es tan bien definidos o sujetos a alta variabilidad.

Estos son entornos denominados «complejos» tal y como se puede observar en el esquema siguiente:

La pregunta es, si Scrum es un marco de referencia ideal para estos entornos ¿por qué muchas empresas están fallando en su implementación?

Hay muchas variables y factores que pueden afectar, a continuación os comento las más comunes:

Entender la agilidad y comunicarla adecuadamente

Este es el punto principal, antes de hacer cualquier cambio que impactará a la forma de trabajar de la organización hay que invertir tiempo en la gestión de este cambio.

Esto supone comunicar y formar a las diferentes capas de la organización, al nivel que le corresponda.

Implementar con éxito un marco de referencia como Scrum, supone que la empresa ha de «abrazar» la agilidad, compartir los valores del manifiesto agile y contar con equipos preparados para ello.

Formar adecuadamente a las personas responsables

Además de comunicar el cambio adecuadamente a todas las capas (desde dirección, mandos intermedios, equipos), será necesario formar a las personas involucradas.

Con formar no me refiero a apuntarles a un curso online o comprarles un libro, sino acompañar a la plantilla en el proceso del cambio.

Lo ideal para comenzar sería realizar formaciones presenciales de calidad (si son «in-company» mejor que mejor) donde se establezca un marco de conocimiento homogéneo a la plantilla que sirva como punto de partida.

Importante que en esta formación se hablen de temas claves sobre lo que supone ser agile, valores, «soft-skills», técnica de estimación agile, prácticas ágiles (scrum, Kanban, xp, etc)

El problema con este punto es que muchas empresas creen que con apuntarse a un curso de Scrum de 2 días o descargar y leer la guía oficial ya es suficiente para implementarlo con éxito.

Desde mi punto de vista y por mi experiencia personal, considero que hacer únicamente una formación de Scrum, te deja una visión sesgada de lo que supone ser agile.

Dicho lo anterior sería interesante recibir una formación más amplía donde se trabajen otros aspectos esenciales y se comenten otros marcos de referencia/implementaciones ágiles que muchas veces son complementarios.

Hacer correctamente el ejercicio de «Tailoring»

Con esto quiero decir, que aunque Scrum puede ser un marco de trabajo perfecto para muchos entornos (especialmente los complejos) no siempre tiene por que ser la mejor opción.

Debemos tener la capacidad y experiencia necesaria para saber elegir el mejor el conjunto de herramientas y técnicas para cada proyecto, adecuándolas a la realidad del mismo (duración, criticidad, cultura de la organización, nivel de definición de los requisitos, tamaño del equipo y sus habilidades, etc)

Esto es conocido como «tailoring» o «hacer un traje a medida» para el proyecto según las necesidades.

Si quieres profundizar en estos temas, conocer que supone ser Agile, los marcos y métodos de referencia como Scrum, Kanban, XP y mucho más no dejes de revisar nuestro Curso Agile: PMI ACP + ScrumMaster, posiblemente el curso más completo del mercado para dar el salto a la agilidad.

¿Añadirías alguna causa más? ¿Algún consejo para aquellas empresas que están en pleno proceso de transformación? ¿Quieres compartir alguna experiencia personal?

No dejes de aportar valor a la comunidad, compartiendo tus opiniones y experiencias abajo en la sección para comentarios.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Conoces las diferencias entre Gestión Tradicional y Agile?

En el artículo de hoy quiero hablarte de las diferencias principales entre una gestión de proyecto tradicional (también conocida como waterfall) o una gestión Agile.

También quiero darte algunos consejos para que sepas en que casos te conviene utilizar una u otra, ya que como en otras áreas de la vida, no hay una solución mágica para todo.

Lo importante para un gestor de proyectos es contar con el mayor abanico posible de herramientas y conocimientos.

Esto nos va a permitir seleccionar los mejores planteamientos en cada caso y hacer un «tailoring» adecuado para cada proyecto, dependiendo las circunstancias.

Antes de comenzar a ver las diferencias entre una gestión de proyectos más tradicional o una basada en prácticas ágiles, me gustaría recordar que no es mejor una que otra, simplemente en algunos casos conviene usar una y en otros otra.

Diferencias principales entre la Gestión Waterfall y la Gestión Agile

Una de las principales diferencias en la gestión de proyectos empleando métodos ágiles es la elaboración progresiva.

En vez de realizar un análisis y planificación detallada al inicio del proyecto, vamos a ir trabajando en bucles (también conocidos como iteraciones o sprints)

La idea es poder adaptarse al cambio sin demasiada fricción.

Lo que se busca con la agilidad es obtener cuanto antes un producto mínimo viable que poder presentar al cliente y luego ir trabajando con incrementos de valor en cada ciclo o iteración.

No se da por válida una iteración si no aporta un valor añadido al producto del proyecto.

Después de cada iteración, se revisa lo que ha funcionado y lo que no para tenerlo en cuenta en las siguientes.

Este enfoque de elaboración progresiva basado en ciclos iterativos nos va a permitir responder al cambio mucho mejor y adaptarnos a sus consecuencias.

¿En que casos es recomendable la Gestión Agile vs la Gestión Tradicional?

Pues esto dependerá de cada situación, pero en términos generales, todos aquellos proyectos donde el alcance esté poco definido o sepamos que los cambios en el mismo van a ser muy frecuentes, tiene sentido aplicar prácticas ágiles.

Proyectos tipo desarrollo de software o de I+D son candidatos muy claros a utilizar un enfoque agile, pero no los únicos.

Realmente las prácticas e implementaciones ágiles más comunes como Scrum y Kanban, son aplicables a casi cualquier tipología de proyecto.

Por lo general vale la pena hacerse estas preguntas:

  • ¿Los requisitos y el alcance en general está bien definido y acotado por todas las partes?
  • ¿Hemos realizado un proyecto similar en el pasado y contamos con planes y lecciones aprendidas que nos pueda ayudar?
  • ¿Lo que hoy es cierto y está documentado será siguiendo cierto mañana?

Si las repuestas son positivas, apuesta por una gestión tradicional, bien planificada y por fases (waterfall) si las respuestas son negativas, opta por una gestión Agile.

¿Qué otros factores debo tener en cuenta?

Obviamente intervienen otros factores a tener en cuenta, como por ejemplo la cultura de la organización.

No es posible cambiar la manera de hacer las cosas de un día para el otro, y pasar de trabajar con un sistema de gestión tradicional a uno agile implica entre otras cosas: comunicar bien el cambio, entender el cambio y formar a las personas claves de la organización.

Si los puntos comentados en el párrafo anterior no se llevan acabo adecuadamente y dedican los recursos necesarios para apoyar la transformación, más que agilidad, estaréis implementando el caos en vuestra organización.

¡Quiero saber más sobre los métodos e implementaciones Agiles!

Espero que este artículo te ayude a entender las diferencias principales entre ambos sistemas de gestión y saber escoger el más apropiado según las circunstancias propias del proyecto y la organización.

Si quieres profundizar en estos temas, conocer que supone ser Agile, los marcos y métodos de referencia como Scrum, Kanban, XP y mucho más no dejes de revisar nuestro Curso Agile: PMI ACP + ScrumMaster, posiblemente el curso más completo del mercado para dar el salto a la agilidad.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP