PMP/CAPM, Project Management

¿Conoces la teoría de las 3 necesidades universales de McClelland?

En el artículo de hoy trataré la teoría de las necesidades universales de David McClelland (psicólogo estadounidense especialista en motivación humana y emprendimiento).

Para situar cronológicamente el tema, deberíamos remontarnos al 1943, año en el que el psicólogo Abraham Maslow presentó su pirámide de las necesidades, conocida comúnmente como la “Pirámide de Maslow”.

Maslow formula en su teoría una jerarquía de necesidades humanas y defiende que conforme se satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados (parte superior de la pirámide).

maslow

 

En los años siguientes a la publicación de la pirámide de Maslow, aparecieron múltiples planteamientos similares, como la teoría de las tres necesidades de McClelland, que paso a describir a continuación.

David McClelland sostuvo que todos los individuos poseen:

Necesidad de logro: Se refiere al esfuerzo por sobresalir, el logro en relación con un grupo de estándares, la lucha por el éxito.

Necesidad de afiliación: Se refiere al deseo de relacionarse con las demás personas, es decir de entablar relaciones interpersonales amistosas y cercanas con los demás integrantes de la organización.

Necesidad de poder/influencia: Se refiere a la necesidad de conseguir que las demás personas se comporten en una manera que no lo harían, es decir se refiere al deseo de tener impacto, de influir y controlar a los demás.

McClelland

Según McClelland, todas las personas poseen estas necesidades en mayor o menor grado, independientemente del género, edad o cultura.

Así, las personas con diferentes grados en cada una de estas necesidades, podrán ser motivadas de forma también distinta.

En términos generales podríamos decir que:

  • Las personas motivadas por el logro tienden a ser muy eficaces a nivel individual, también lo pueden ser en equipo (dependerá de la calidad y competencias de sus componentes).
  • La motivación de afiliación es ideal para el trabajo en grupo, se generan un ambiente que favorece la compartición de conocimiento, mejorando el rendimiento global del equipo.
  • La alta necesidad de poder es impulsora del mando sobre otros. Esta necesidad favorece la competitividad, el liderazgo, útil en negociaciones y procesos de decisión.

¿Te has parado a analizar estas tendencias motivacionales en los miembros de tu equipo o en ti mismo? ¿Qué necesidad universal te mueve?

Como siempre tus comentarios y aportaciones serán bienvenidos en la sección de comentarios.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, Project Management

5 Técnicas Efectivas para resolver Conflictos (Método Thomas/Kilmann)

En el artículo de hoy te hablo del conflicto y las diferentes técnicas para afrontarlo.

Antes de nada, dejar claro que un conflicto no tiene por que ser algo negativo, todo lo contrario, un conflicto bien gestionado puede resultar en una mejora de rendimiento.

Para que el resultado de la gestión del conflicto sea positivo, debemos contar con un ambiente de trabajo propicio, no tóxico y personas preparadas para gestionarlos adecuadamente.

Con lo anterior me refiero a contar con entornos de seguridad psicológica, donde no se castigue el error, donde se escuchen las opiniones de todos sin pre-juzgar y donde se hayan definido al iniciar el proyecto una serie de reglas bases (valores compartidos, sistema de resolución de conflictos, etc).

De esta manera, si ya contamos con un acuerdo inicial y todas las partes están informadas desde el primero día en relación a como se procederá en caso de conflicto, se evitarán suspicacias o posibles tratos de favor.

Dicho esto, lo primero que deberíamos hacer como directores de proyecto, es crear este documento de valores compartidos (“team charter”) donde dejaremos por escrito todo lo anterior.

De cara a enfocar un conflicto siempre deberemos intentar buscar una solución win-win, de manera que ambas partes se sientan escuchadas y tratar la situación con ética, profesionalidad y de manera colaborativa.

En la guía del PMBOK se mencionan diferentes técnicas de resolución de conflictos que deberás conocer para tu día a día y especialmente en el caso de estar preparando el examen de Certificación PMP.

Los psicólogos, Kenneth W. Thomas  de la Universidad de California en los Ángeles, y Ralph H. Kilmann, de la Universidad de Pittsburg desarrollaron en los años setenta el test TKI (Thomas-Kilmann Instrument) de 30 preguntas que permite ver el modo más natural de aborda un conflicto de cada persona, basándose en los diferentes enfoques de resolución de conflictos:

conflictos resolución

A continuación te describo los 5 enfoques:

La colaboración: Con este enfoque lo que buscamos es dar una solución conjunta al conflicto, buscando satisfacer a todas las partes (win-win) y tratando el conflicto de manera abierta y colaborativa. Requiere de un nivel alto de asertividad por ambas partes que ayude a encontrar puntos de unión.

La cesión: Aquí se trata de buscar también una solución, suavizando el origen del conflicto, el objetivo no es tanto ganar sino que llegar a un acuerdo. Se busca privilegiar la relación ante todo, acomodándose a las peticiones de la otra parte.

El compromiso: En este enfoque se busca un equilibrio entre ambas partes, suelen darse concesiones, cedicendo o renunciando a algo, de manera que se facilite el consenso. Se busca alcanzar un acuerdo que sirva parcialmente a ambas partes. Este acuerdo no es el mejor, sino algo que permite avanzar.

La competencia: Este sería el clásico “win-lose”, una parte busca ganar en detrimento de la otra. Técnica habitualmente usada en problemas urgentes y cuando es necesario dar resolución con rapidez para evitar una situación aún más complicada.

La evasión: En este enfoque lo que se busca es intentar que el problema se solucione sin interacción por ninguna de las partes, evitándolo retardando su resolución. Se suele dar en situaciones donde se espera que el problema se solucione solo (suele ser la técnica mas ineficaz y menos recomendada, aunque algunos personajes de la escena política la suelen utilizar a menudo, intentando que se “olviden” o “solucionen solos los problemas”, mientras los tapan con otras noticias más “emocionantes”, las denominadas “cortinas de humo”).

Desde mi punto de vista, no hay un método perfecto para todas las ocasiones y deberemos adoptar el enfoque adecuado dependiendo el contexto, la urgencia, la criticidad y otros factores relevantes.

¿Cuál consideras que es la técnica más efectiva o que te ha dado mejores resultados? ¿Conoces o propones alguna otra técnica no mencionada en el artículo?

Como siempre, tus comentarios serán bienvenidos.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

3 Técnicas Probadas Para Mejorar la Concentración

En el artículo de hoy analizo una serie de técnicas y consejos para mejorar tu concentración en tus tareas del día a día.

Como sabrás para poder hacer bien nuestro trabajo como gestores de proyectos, requerimos en muchos casos de altas dosis de concentración, ya sea para analizar unas métricas, buscar soluciones a un problema o asimilar la información recibida en las reuniones con los interesados.

El día tiene 24 horas y contamos solo con 2 manos, aunque la tecnología nos permite muchas veces multiplicarlas, y hacer el trabajo de 3 o 4 personas nosotros solos.

Algunas de las técnicas que te comentaré en el artículo te pueden parecer obvias, pero es importante tenerlas en cuenta si queremos llegar a obtener elevados niveles de concentración durante la jornada laboral:

Descansar las horas suficientes:

Esto es muy importante, cada cuerpo es un mundo pero los médicos y especialistas del sueño, aconsejan dormir entre 7-8h al día.

Cuando dormimos nuestro cerebro realiza diversas funciones de limpieza, elimina aquello que no nos hace falta y ayuda a fijar la información que realmente nos interesa.

Dormir las hora necesarias, ayuda a la concentración, evita el stress y nos ayuda a estar menos irritables y responder correctamente ante situaciones complicadas.

El dormir mal o menos de 7h puede provocar estado de irritabilidad, menor capacidad de concentración, problemas para gestionar las emociones, incluso problemas oculares (irritación y visión borrosa) entre otros.

Además la falta de horas de sueño desencadena la segregación de cortisol, la hormona del estrés
y reduce los niveles de leptina, una hormona que suprime el apetito. Y, por el contrario, aumenta la cantidad de grelina, encargada de estimular el apetito (si, además de ser malo para la salud, no dormir engorda!)

El dormir bien y las horas necesarias, nos ayuda incluso a resolver problemas o tener ideas creativas que de otra manera sería imposible obtenerlas.

Cuando entramos en la fase REM (Rapid Eye Movement), nos acercamos a un estado de inconsciencia inusual que puede alterar la manera de pensar o nuestros patrones habituales.

Los sueños (incluso las pesadillas) nos puede ayudar a afrontar al día siguiente problemas y situaciones de una manera diferente o más creativa, sin que seamos conscientes de ello.

Planifica tus tareas y pon orden:

Otro punto importante, es planificar las tareas y ordenar nuestro espacio de trabajo.

Si contamos con una buena agenda/calendario, tenemos bien ubicadas las tareas a realizar y gestionamos correctamente los tiempos, esto nos permitirá enfocarnos en lo que estamos haciendo y evitar constantes interrupciones.

Para ello nos podemos ayudar con el calendario de la aplicación de correo o con algún software específico de gestión de tareas tipo “to-do” list.

En cuanto al orden, es importante tratar de tener todo lo necesario para trabajar a mano, evitando así interrupciones y contar con un espacio de trabajo despejado y limpio, sin objetos distractores cerca.

Tomar pausas cada 90 Minutos:

Está comprobado que pasados 90 minutos, la concentración se pierde, por lo que, transcurrido ese tiempo, es mejor tomar un respiro y distraerte.

Adicionalmente es recomendable moverse (aunque sea dentro de la oficina) y realizar algunos ejercicios corporales (tipo estiramiento de brazos, cervicales, etc).

Esto además de reducir la tensión muscular y relajar la vista, nos ayudará bombear más sangre hacía el cerebro (principal portador de oxígeno a nuestro cuerpo) mejorando de esta manera nuestra concentración y estado energético en general.

¿Conoces otras técnicas para ayudar a mejorar la concentración en el día a día? Si es así, no dudes en compartirlas en la sección de comentarios.

Alejandro Perez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

Las organizaciones derrochan $1 millón cada 20 segundos

Así de impactante es el resultado del análisis llevado cabo por el PMI para su nuevo estudio “Pulse of the Profession“.

La”Pulse of the Profession Survey” fue publicada este año por el PMI.

El informe destaca las opiniones y la información de 4455 profesionales en la gestión de proyectos, 800 directores de oficinas de gestión de proyectos (PMO) y 447 directores ejecutivos de una amplia gama de sectores entre los que se incluyen, la tecnología de la información, servicios financieros, fabricación, gobierno, energía, asistencia sanitaria, construcción y telecomunicaciones de todo el mundo.

La nueva encuesta revela que casi un 10 % de cada dólar que gastan las empresas se pierde debido a la implementación ineficaz de las estrategias comerciales.

El estudio muestra que en promedio las organizaciones desperdician un 10 por ciento por cada dólar debido al rendimiento deficiente del proyecto y que alrededor de uno de cada tres proyectos no cumple con sus objetivos, un 43 por ciento no se completa dentro del presupuesto y casi la mitad (48 por ciento) no se completa a tiempo.

De las regiones geográficas incluidas en la encuesta, China informó el promedio más bajo de desperdicio monetario en los proyectos (7,6 por ciento o $76 millones por cada mil millones de dólares), seguido por Canadá (7,7 por ciento o $77 millones por cada mil millones de dólares), y la India (8,1 por ciento u $81 millones por cada mil millones de dólares).

Los resultados de la encuesta apuntan a diversos factores críticos que pueden ayudar a las organizaciones a impulsar el rendimiento a través de una implementación de la estrategia más efectiva:

  • Las organizaciones que cuentan con patrocinadores ejecutivos muy comprometidos con los proyectos mejoran en un 40% el éxito de los proyectos, por lo tanto es de vital importancia potenciar la relación PM/Sponsor e invertir en su formación.
  • Mayor conexión entre el diseño de la estrategia y la entrega
  • Optimizar la inversión en la implementación de la estrategia
  • Definir y controlar la medición del éxito, implementando sistemas de control.

También se despide de la encuesta los siguientes datos:

  • El 93% de las organizaciones dicen utilizar prácticas estándar de la gestión de proyectos.
  • El 72% de los líderes de las PMO consideran que las certificaciones son muy relevantes para los que estén en la mitad de su carrera profesional.

Los números de profesionales certificados por el PMI en el mundo van creciendo, os dejo a continuación las cifras (Agosto 2018):

  • Project Management Professional (PMP): 876,500
  • Certified Associate in Project Management (CAPM): 35,894
  • PMI Agile Certified Practitioner (PMI-ACP): 22,783

Podéis leer todo el estudio y resultado de las encuestas en la publicación original: PMI Pulse of the Profession 2018

Como siempre, espero que te haya resultado útil la información del artículo semanal y no olvides compartirlo en tus redes.

Alejandro Perez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

3 Útiles Consejos para conseguir un puesto de Project Manager

Volvemos a la carga con el blog de gestión de proyectos, tras un breve período de desconexión vacacional.

Durante estos últimos meses, sois muchos los que nos habéis preguntado como enfocar un cambio de rol en vuestra organización o como dar el salto a un puesto de gestor de proyectos (por ejemplo desde un perfil más técnico).

Por supuesto, no hay una única respuesta a esa pregunta, y dependerá mucho de tu experiencia, titulaciones, tipo de organización, etc pero si que te puedo dar algunos útiles consejos que sin duda te servirán para conseguir este objetivo.

Los consejos y recomendaciones que te indico a continuación son igualmente válidos para enfrentarte a la búsqueda del rol de Project Manager en tu propia empresa o fuera, superando procesos de selección.

gestión de proyectos

Prepara un buen CV y un discurso sobre tus puntos fuertes en tareas relacionadas con la gestión:

Puede parecer algo obvio, pero muchas veces nos olvidamos de lo importante que es nuestra carta de presentación.

Intenta tener tu CV actualizado y muy importante “personalizado a la oferta”.

Con lo de personalizado, me refiero a que es importante adaptar el CV a la oferta o puesto de trabajo al cuál estás optando, destacando aquellos puntos de valor o de especial interés para ese puesto e incluso eliminando/obviando detalles que no aporten ningún valor.

Las habilidades blandas o “soft skills” son de especial interés para un puesto de Project Manager: liderazgo, negociación, empatía, asertividad, escucha activa, resolución de problemas, etc asegúrate de resaltarlas tanto en el CV como en la entrevista de selección.

Puedes también probar herramientas visuales como Resumup para diferenciarte del resto y darle un mayor impacto a tu CV.

Fórmate y obtén Certificaciones relacionadas con el puesto:

Hoy en día y dado la alta competitividad del mercado, hay que estar lo más preparado posible, además de tus posibles estudios (ingenierías, licenciaturas, posgrados, etc) o de tu dominio de idiomas, es básico estar certificado.

Concretamente para el área de gestión de proyectos, cada vez es más común que se descarten los candidatos que no tengan certificaciones del PMI (CAPM, PMP, PMI ACP, etc) por lo que os recomiendo encarecidamente reforzar este punto.

Pensad que un técnico de RRHH o un Headhunter puede recibir 300-400 CVs para un mismo puesto, dado que es imposible leerlos todos por una cuestión de tiempo, se hace una primera criba, filtrando por: estudios, idiomas y certificaciones.

En base a mi experiencia y la de mis alumnos, tiene mucho más valor y es más efectivo (aparte de tener un ROI mucho más claro) estar certificado como PMP  que no poseer un Master o Posgrado de gestión de proyectos.

Si tienes poca experiencia en el área o vienes de un perfil más técnico y quieres dar el salto al área de gestión, mi recomendación es que comiences con una buena formación y te prepares para superar el examen de certificación CAPM – Certified Associate in Project Management

Si por el contrario ya tienes experiencia en el área y quieres optar a un puesto senior, deberás optar por superar el examen PMP – Project Management Professsional.

Estas 2 certificaciones cubren el cuerpo de conocimiento de gestión de proyectos, publicado en formato de Guía por el PMI (PMBOK).

Adicionalmente a estas certificaciones base, le podrías sumar otras como el PMI ACP (Agile Certified Practitioner) o Professional Scrum Master, etc siendo estas complementarias y recomendables dada la tendencia del mercado actual.

Domina el lenguaje técnico del puesto:

Este es el último punto pero no por ello el menos importante, se trata de adaptar lo que ya conocemos (nuestra experiencia) al lenguaje o discurso actual del mercado.

Por poner un ejemplo, con el tema del agilismo, en muchas organizaciones están buscando gestores de proyectos agile, a los que les ponen etiquetas/nombres diversos, pero que si acabas rascando un poco, verás que buscan un PM al uso pero que domine el lenguaje y las técnicas de gestión ágiles (técnicas y prácticas que depende del sector del cual provengas, puede que ya estés utilizando y ni lo sepas)

Dominar el lenguaje y vocabulario específico de estas prácticas, te ayudarán por ejemplo en procesos avanzados de selección, cuando tengas que conversar con un scrum master o un product owner de un equipo agile.

Para dominar este punto te pueden ayudar también las certificaciones que mencionaba arriba, ya que para superarlas te verás obligado a conocer de una manera amplía todo el cuerpo de conocimiento de gestión de proyectos, incluyendo las prácticas ágiles.

Finalmente y como último consejo: Muestra seguridad, empatía por los problemas de la organización y haz preguntas, mostrando interés en el puesto y sus particularidades.

Espero que estos consejos te ayuden en tu búsqueda laboral y consigas un buen puesto de trabajo con el que te puedas sentir realizado.

Si tienes cualquier duda o quieres que te amplíe más información sobre las formaciones en gestión de proyectos y/o exámenes de certificación, no dudes en contactarme.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Conoces las 4 fases para ser Competente en una Habilidad?

Hace unos meses escribí un artículo sobre una potente herramienta de autoánalisis: La Ventana de Johari y sus 4 cuadrantes.

En línea con ese artículo, hoy me gustaría hablaros de las 4 fases de competencia:

  1. Incompetencia Inconsciente
  2. Incompetencia Consciente
  3. Competencia Consciente
  4. Competencia Inconsciente.

fases de competencia

La teoría de las 4 fases de competencia fue articulada por primera vez en 1969 por Martin M. Broadwell en su trabajo “4 estadios para la formación”, más adelante en el trabajo “Cuatro estadios para aprender una nueva habilidad” la teoría fue desarrollada por Noel Burch en la organización “Gordon Training International”.

La teoría se ha atribuido frecuentemente y de manera errónea a Abraham Maslow (el creador de la conocida Pirámide de necesidades de Maslow), pero el modelo no aparece mencionado en sus principales trabajos.

Centrándonos en la teoría que nos ocupa, voy a describir a continuación las 4 fases de competencia:

Primera Etapa: Incompetencia Inconsciente

En esta primera fase, no sabemos como realizar o llevar a cabo algo, pero queremos hacerlo.

En esta primera fase debemos ser capaces de reconocer el valor de esta habilidad que estamos intentando aprender y reconocer nuestra propia incompetencia si quiere poder pasar a la siguiente fase.

El tiempo que pasemos en esta primera fase dependerá de la fuerza del estimulo que nos empuje para aprender esta nueva habilidad.

Ej: no sabemos montar en bicicleta ni conocemos el valor que nos puede aportar el aprender

Segunda Etapa: Incompetencia Consciente

Aunque no entendemos o no sabemos como realizar algo, hemos reconocido nuestra propia incompetencia  y el valor de esta nueva habilidad que queremos dominar.

Ej: no sabemos montar en bicicleta pero reconocemos el valor de aprender esta nueva habilidad

El cometer errores en esta fase, será un punto muy importante para potenciar y acelerar el proceso de aprendidaje.

Como he mencionado en varios de mis artículos, equivocarse es bueno, siempre que haya una lección aprendida (ver el artículo: El fracaso es un cadáver, hazle una autopsia)

Tercera Etapa: Competencia Consciente

En esta fase ya entendemos o sabemos hacer algo, sin embargo para ello debemos estar muy concentrados y prestar atención a lo que estamos haciendo para lograrlo.

Ej: Sabemos ya montar en bicicleta, pero nos supone mucho esfuerzo y concentración el mantener el equilibrio.

Cuarta Etapa: Competencia Inconsciente

En esta última fase del aprendizaje de una nueva habilidad, ya somos plenamente competentes, hemos tenido tanta práctica con la nueva habilidad que la podemos ejecutar fácilmente sin apenas prestar atención, como si fuera algo natural.

Podríamos ejecutar la habilidad incluso realizando otras tareas y también estaríamos en condiciones de poder enseñar esta habilidad a terceras personas (esto dependerá de como hayamos desarrollado el proceso de aprendizaje de la misma).

Ej: Sabemos montar sin problemas en bicicleta, sin necesidad de estar plenamente concentrados, e incluso podríamos enseñar a otros a aprender.

Espero que os haya resultado interesante el artículo, os invito a que lo compartáis en vuestras redes y como siempre cualquier comentario o aportación será bien recibido.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP 

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

La Resiliencia y su “magia” en la Gestión de Proyectos

Hoy hablaré sobre la resiliencia.

Hay palabras que de un día para otro están de moda, y las escuchas en todas partes, vocablos que hasta hace no mucho estaban “muertos” pasan a tener el foco de atención y estar en boca de todos.

Algunas de estas palabras “mágicas” que adornan cualquier power point o presentación empresarial que se precie, son: “sinergia”, “disrupción” y la que nos ocupa hoy “resiliencia”.

Y bien, ¿Qué es la “resiliencia”?

Según el diccionario: “En psicología, capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente, etc.”

Pero sin irnos a circunstancias tan drámaticas, podemos encontrarnos con adversidades en casi cualquier ambiento, incluido el profesional.

Por lo tanto la resiliencia sería la capacidad que podemos llegar a tener para hacer frente a esas adversidades y no hundirnos o entrar en una depresión.

También se aplica a empresas, proyectos, no únicamente a personas.

En relación a la gestión de proyectos, un proyecto resiliente, sería aquel que está preparado para afrontar impactos negativos, esto podría ser un proyecto bien gestionado en el cuál se hubieran tenido en cuenta factores como:

  • Un buen análisis de riesgos  y sus planes de contingencia correspondientes
  • Unas bien calculada reservas de gestión
  • Un conjunto de interesados en el proyecto, bien alineados con el mismo y apoyándolo en todo momento (“buy-in”)

Pero también podríamos hablar de la resiliencia del propio gestor de proyectos, como persona humana.

Los que hayáis visto la famosa película de los estudios Marvel: “Dr Strange” habréis podido ver un perfecto ejemplo de resiliencia.

Un famoso y reconocido cirujano, que sufre un accidente de tráfico y queda gravemente herido, perdiendo gran parte de la movilidad en su herramienta de trabajo: las manos.

Aún así, no se da por vencido y acaba convirtiéndose en un héroe protector del mundo.

Quizás los gestores de proyectos no tenemos esos poderes, pero también hacemos “magia” para llevar a buen puerto los proyectos 🙂

En los proyectos los mayores niveles de stress o ansiedad, van a venir provocados habitualmente por los siguientes factores:

  • Inexperiencia
  • Incerteza (Riesgo)
  • Fechas de Entrega (Deadlines)

Por supuesto que una buena preparación previa, con un buen plan de proyectos (incluyendo el plan de riesgos) reducirá el nivel de incerteza, pero aún así todos estos factores pueden provocar que en algún momento del proyecto, nos sintamos desbordados.

¿Qué herramientas podemos usar para mejorar nuestra capacidad de resiliencia personal?

  • Mantener una actitud positiva (esto se puede conseguir, rodeándose de personas positivas y evitando en la medida de lo posible a las figuras tóxicas).
  • Ser flexible y adaptativos antes los cambios, no rígidos
  • Trabajar en equipo, sabiendo delegar cuando sea oportuno
  • Ante una situación negativa, no lamentarse, sino buscar un plan de acción para contrarrestarla
  • El buen humor como herramienta para romper los ambientes “negativos”

Y a nivel físico:

  • Comer bien para mantener un nivel energético óptimo (la comida afecta mucho más de lo que pensamos a nuestro estado anímico y esto afecta a como afrontamos las decisiones).
  • Hacer ejercicio moderado (aunque sea andar cada día 30 minutos a paso ligero)
  • Practicar técnicas de relajación (ver artículo 5 Técnicas para reducir el stress en el trabajo)
  • Dormir un mínimo de 7-8 horas

Parecen consejos obvios, pero muchas veces los pasamos por alto y esto afecta a nuestro nivel energético, carácter y a como afrontamos las decisiones en el día a día.

Luego a un nivel más profundo, conocernos mejor, conocer el origen de nuestras emociones, también nos puede ayudar a entender nuestras reacciones y a controlarlas, de manera que lleguemos a dominar el arte de la resiliencia.

¿Añadirías algún elemento más para mejorar la resiliencia personal y de los proyectos? 

¡Espero vuestros comentarios!

Alejandro Perez, PMP, PMI ACP

Negociación y Conflictos, PMP/CAPM, Project Management

¿Se puede ser un buen Project Manager sin Experiencia Técnica?

En el artículo de hoy planteo una pregunta que imagino que ya habrás escuchado antes: ¿Es posible ser un buen gestor de proyectos sin tener experiencia técnica en el área a gestionar?

Esta pregunta la suelo hacer en mis formaciones para conocer de primera mano las respuestas de los diferentes gestores que pasan por mis aulas.

Y estas son de lo más diversas, entre otras:

  • Si por supuesto, ya que el gestor de proyectos no tiene que entrar en los detalles técnicos, para ello están los expertos en los que se tiene que apoyar.
  • No, dado que sin un conocimiento técnico profundo del área a gestionar, le será difícil valorar la información de los expertos o es muy posible que le “cuelen” goles.
  • Si, siempre y cuando haya un período de adaptación en el cuál el gestor se adapte al vocabulario técnico del área a gestionar.
  • Depende, si el proyecto es pequeño, habitualmente se requiere de más involucración del gestor a nivel técnico, si estamos hablando de gestionar proyectos complejos o programas, entonces por supuesto no es necesario.

Yo personalmente he notado diferencias en la visión del rol y el alcance de las tareas de un project manager o lo que se espera del mismo en proyectos locales y en proyectos internacionales.

Por lo general (y en base a mi experiencia), en España se suele demandar experiencia en gestión y experiencia técnica concreta en el sector y incluso más, experiencia en un área en particular.

Sin embargo a nivel de ofertas de trabajo internacionales, suelen centrarse más en la experiencia como gestor, las certificaciones y no tanto en el conocimiento del sector en particular.

Una de las causas principales para que se de esta situación puede derivar del enfoque a la hora de definir los diferentes “tracks” o rutas de carrera en las organizaciones.

En el sector IT por ejemplo es muy común (a nivel local) encontrarse con “topes salariales” en el track técnico, es decir, que por muy bueno que seas y por mucho que desees continuar tu carrera como técnico, hay un momento en el que la organización te “invita” a tomar responsabilidades, gestionar equipos y gestionar proyectos, quieras o no, ligando esta decisión a un posible aumento salarial que de otra manera será inexistente.

Algo muy diferente a otros países donde siendo técnico puedes escalar mucho más alto e incluso situarte en rangos salariales por encima de los directores de proyectos.

Es quizás debido a esta visión más sesgada del rol del project manager (en el que se le presupone que previamente a ser PM tiene que haber sido un especialista técnico durante años) el porque nos encontramos con este tipo de situaciones.

Sin ir más lejos, he tenido en mis aulas a diferentes perfiles junior, muy preparados, con idiomas, certificados CAPM, que dominaban el lenguaje técnico, pero que al ir a entrevistas de trabajo con la intención de conseguir un rol de PM Junior o asociado en empresas del sector IT , les han dicho: “pero si tu no has trabajado nunca como programador, ¿cómo pretendes llegar a gestionar un proyecto de software?”

Yo personalmente, considero que se puede ser un buen gestor, sin tener experiencia previa en el área técnica, ya que el PM tiene que saber apoyarse en los expertos para la toma de decisiones acertadas (lo que en el PMBOK aparece como la técnica de “Juicio de Expertos” o “Expert Judgment”).

Si tuviera que elegir entre un PM u otro, me basaría antes en ver quien tiene más experiencia gestionando, quien conoce mejor los actuales estándares, buenas prácticas y metodologías, y como de resolutivo es ante situaciones conflictivas y no tanto en si tiene o no experiencia técnica en el área a gestionar.

¿Tú que opinas? ¿Se puede ser un buen Project Manager sin experiencia técnica en el área a gestionar?

Me encantará leer vuestras opiniones y generar debate sobre el tema, dejad vuestros comentarios abajo.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

3 Consejos Para Superar el Nuevo Examen PMP (Sexta Edición)

Como imagino que ya sabrás si sigues mis publicaciones, en nada tendremos ante nosotros el nuevo examen de Certificación PMP, recién salido del horno.

Todo aquel que se examine a partir del 26 de Marzo, recibirá ya la nueva versión del examen basado en la Sexta Edición del PMBOK publicada a finales del año pasado.

El examen trae consigo novedades, dado que por primera vez aparecen las prácticas ágiles en la Guía del PMBOK.

Hay bastante expectación en ver hasta que punto esto afectará al contenido de las preguntas del examen oficial y que porcentaje de las mismas estarán enfocadas en estás prácticas.

Para quien tenga experiencia en proyectos adaptivos, empleando métodos ágiles, este nuevo contenido no le resultará nada complicado, pero para aquellos profesionales que hayan trabajado siempre en entorno waterfall, el esfuerzo radicará en ser capaz de adaptar la respuesta en base al escenario planteado.

Como ya sabréis, la dificultad del examen PMP radica en las preguntas de tipo “situacionales” o “escenario” en la que después de un largo enunciado se nos plantean preguntas tipo: ¿Cuál sería en tu opinión la mejor opción? ¿ O qué debería hacer el Project Manager en este contexto?

Pues bien, de cara a preparar este tipo de preguntas situacionales y en general enfocar correctamente el estudio de la Guía del PMBOK, os traigo algunos útiles consejos:

1) Entender en profundidad el concepto del “Tailoring” o “traje a medida”:

Cada proyecto es único y el PM debe adaptar los procesos y herramientas a aplicar según las necesidades concretas del momento.

Me gusta usar la similitud con la medicina, imaginate un cirujano que debe realizar una operación a corazón abierto u otro que ha de intervenir un nervio óptico, posiblemente tanto las herramientas, como el equipo y el conocimiento específico a aplicar difiera de una intervención a otra.

Esto mismo aplica a proyectos y para adecuarnos a la situación y elegir bien debemos considerar entre otros:

  • El ciclo de vida del proyecto
  • Cultura de la organización
  • Gestión del conocimiento
  • Gestión del cambio
  • Comunicación de Beneficios
  • Lecciones aprendidas
  • Etc

En entornos de gestión ágiles la figura del Project Manager es más la de un “servant leader” que no gestiona al equipo, sino que se centrará en crear un entorno colaborativo y que favorezca la toma de decisiones, y ayudará a desbloquear posibles problemas y será un elemento comunicador con las áreas funcionales y gerencia.

El propio equipo será quien se auto-gestione y priorice las tareas, ya que ellos son los expertos y poseen el conocimiento específico.

Entender esta necesidad de adaptar las herramientas, métodos y conocimiento a aplicar al contexto, es básico para enfocar correctamente las preguntas situacionales en este nuevo examen.

2) Conocer a fondo los Grupos de Procesos y el flujo del trabajo

Al igual que en las anteriores versiones del examen, es fundamental, conocer los 5 grupos de procesos y sus 49 procesos.

No es necesario memorizar toda las entradas, herramientas/técnicas y salidas, pero si el flujo del trabajo, y las sinergias e iteraciones entre los procesos.

Con este fin os ayudará tener a mano un mapa gráfico/visual de los procesos tal y como os indicaba en uno de mis artículos de este mes.

Podéis acceder a estos mapas visuales aquí.

3) Finalmente algunos consejos genéricos pero útiles para el examen:

  • Decide una fecha para examinarte y registraste (el saber que modificar la fecha del examen con menos de 30 días de antelación tiene un coste económico seguro que te ayudará a mantener tus objetivos )
  • Recuerda leer bien el código ético del PMI, es una de las partes más fáciles del examen y las preguntas serán rápidas de contestar, siempre piensa en mentalidad americana, respuesta legal, honesta, ¡aunque sea dura!
  • No dediques cientos de horas a estudiar y memorizar, intenta entender los conceptos al igual que las fórmulas, todas tiene su lógica. Centra tu esfuerzo en entender las conexiones y sinergias entre las diferentes áreas de conocimiento y los grupos de procesos.
  • De cara a responder correctamente las preguntas y eliminar las respuestas incorrectas, es básico situarse mentalmente en el área de conocimiento y el grupo de procesos concreto, haz este ejercicio mental siempre que tengas dudas con las respuestas.
  • Invierte tiempo en hacer tests, tantos como puedas, esto hará subir mucho tus posibilidades reales de aprobar la prueba.
  • Piensa en la gestión del tiempo y el agotamiento, no es lo mismo contestar 20 preguntas, tomarse un café y contestar otras 20, que sentarse en una silla 4 horas frente a 200 preguntas, aunque pueda parecer algo obvio, el día del examen notarás la diferencia.
  • Recuerda marcar la respuesta en todas las preguntas, incluso si la desconoces, ya que las respuestas incorrectas no restan y ten en cuenta que si acabas el examen y no te da tiempo a repasar todas las preguntas (algo probable) son puntos que pierdes seguro.

Espero que todos estos consejos os ayuden a enfocar correctamente el estudio y preparar con éxito el nuevo examen de Certificación PMP.

Yo imparto personalmente cursos intensivos presenciales de fin de semana (y también en formato online) donde trabajo todo el temario y la técnica de examen en profundidad con una tasa media de aprobados en el primer intento del 95%.

Puedes leer lo que opinan mis alumnos del curso intensivo aquí: Opiniones Intensivo PMP, si quieres más información no dudes en Contactar.

Nota: Todos estos consejos aplican también a aquellos que quieran superar el examen de certificación CAPM (que será actualizado a partir del 21 de Mayo)

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP

PMP/CAPM, Project Management

¿Te ayudo a enfocar correctamente tu Certificación PMP? #PMBOK Sexta Edición

El artículo de hoy va destinado a todos mis lectores que están preparándose para superar el examen de Certificación PMP o CAPM.

Como ya sabrás, recientemente ha sido publicada la Sexta Edición del PMBOK y a partir del 26 de Marzo (para el PMP) y el 21 de Mayo (para el CAPM), entrarán en vigor las nuevas versiones de examen.

¿Qué supone este cambio? Pues por un lado que el contenido del examen se verá modificado con preguntas que cubrirán los nuevos contenidos (conceptos de agilidad, tailoring, prácticas emergentes, etc), además las preguntas clásicas se adecuaran a los cambios que han sufrido algunos procesos.

¿Qué voy a necesitar para preparar eficazmente este nuevo examen? Lo primero es un plan, como en todo buen proyecto deberemos planificar nuestros objetivos, teniendo en cuenta los tiempos, costes, riesgos.. al fin y al cabo superar un examen como el PMP no deja de ser un proyecto en si mismo 🙂

Antes de nada, revisar que certificación te encaja más si el PMP (para perfiles con experiencia de al menos 3 años en gestión de proyectos) o el CAPM (para perfiles sin esta experiencia), puedes ver el detalle de los requisitos, costes, etc de cada certificación en la sección Dudas y Preguntas

Algunos consejos útiles:

  • Consultar disponibilidad de fechas: Podemos ver las fechas disponibles para las nuevas convocatorias en la web de Prometric, para ello, una vez dentro de la web, deberemos seleccionar en todo momento la opción de “Locate Test Center”, de esta manera nos permitirá llegar al final y ver las fechas aún sin tener el código de elegibilidad (que nos facilitará el PMI cuando haya sido aprobada nuestra aplicación).
  • Una vez vistas las fechas, el siguiente paso será obtener las 35h de formación en gestión de proyectos necesarias para poder aplicar a examen. Aquí te aconsejo que investigues el mercado, compares ofertas y sobretodo asegúrate que el profesional que imparta la formación tiene experiencia profesional y docente en el área sino quieres llevarte una decepción o acabar tirando tu dinero a la basura.
  • La siguiente acción será rellenar y enviar la aplicación de examen, es importante seguir todos los pasos y detallar bien nuestra experiencia profesional (para más ayuda podéis consultar mi artículo: PMI Auditoría Fallida)
  • Una vez aprobada la solicitud (habitualmente dan respuesta en 5 días laborables) y recibido el ID de Elegibilidad podremos ya seleccionar la fecha de examen en la web de Prometric (habitualmente y salvo en ocasiones excepcionales hay 2-3 convocatorias semanales, por lo que esto no debería ser un problema).

Finalmente tan solo nos quedará poner los codos encima de la mesa, repasar lo visto en las formaciones y trabajar con el simulador online y el material de apoyo al estudio, para poder presentarnos al examen con garantías de éxito.

Yo imparto mensualmente formaciones presenciales intensivas de 2 días de duración (Viernes y Sábado) en Madrid y Barcelona (también disponibles en formato online) habiendo ayudado a más de 1000 profesionales a formarse y certificarse con éxito: Opiniones Alumnos PMP

En mis cursos se trabaja no solo el contenido del PMBOK a fondo y con un enfoque muy dinámico combinando teoría y practica, sino también trabajamos en profundidad la técnica de examen, aprendemos a analizar las preguntas con el enfoque correcto, para el día del examen saber descartar de manera rápida y eficaz las respuestas incorrectas.

A día de hoy el ratio de aprobados es superior al 95% y te garantizo superar el examen en el primer intento (En el caso improbable de no superarlo, me comprometo a analizar tu caso en particular, recomendándote acciones concretas para reforzar tus puntos débiles y podrás participar de nuevo en la siguiente formación sin coste alguno).

Espero que el artículo te sirva de ayuda para planificar y enfocar correctamente la preparación de tu certificación PMP o CAPM.

Si después de leer toda la información te queda alguna duda, puedes llamarme al 932556175 o enviarme un mail a: [email protected] y responderé personalmente a tu consulta.

Alejandro Pérez, PMP, PMI ACP